Conectarse

Recuperar mi contraseña

AMELIA
WEBMASTER - MP
Créditos a : Google, DeviantArt y distintas páginas por almacenar las imágenes para el uso en el diseño del foro. Basado en distintas historias y ambientaciones medievales como mágicas, enfocado en el RPG. Las imágenes editadas son propiedad de la Administradora @Amelia, por lo tanto, el plagio o distribución será demandado fuertemente. Agradecemos a los cooperadores del foro, tanto a ayudantes como a ideadores. Licencia de Creative Commons
Tales of the North by TOFN is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Últimos temas
» Guía V: Técnicas, Inventario y Datos de Combate
Mar Ago 15, 2017 6:23 pm por Skyrim God

» Guía IV: Las Clases y Profesiones
Lun Ago 07, 2017 12:02 am por Skyrim God

» Guía III: Cronología
Dom Ago 06, 2017 9:58 pm por Skyrim God

» Guía II: Expediente de Personaje
Dom Ago 06, 2017 7:51 pm por Skyrim God

» Guía I: ¿Qué tengo que saber antes de rolear?
Dom Ago 06, 2017 7:19 pm por Skyrim God

» Sistemática del Foro - Recomendado Leer
Sáb Ago 05, 2017 7:00 pm por Skyrim God

» Normas de Rol - Recomendado leer
Sáb Ago 05, 2017 6:33 pm por Skyrim God

» Normas Generales - Firmar
Sáb Ago 05, 2017 6:26 pm por Skyrim God

» Registro de Físico - Obligatorio
Dom Jul 23, 2017 6:20 pm por Skyrim God

» Guía - Kairoseki
Jue Jul 20, 2017 3:04 pm por Skyrim God


Valores, sentimientos y pensamientos encontrados [Pasado \\ Privado~Katherine]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Haru Fuyu el Lun Ago 26, 2013 7:05 pm
La segunda parada. El peor lugar donde pude haberme metido en todo el East Blue. ¿Shelltown, dices? Me importa un cuerno ser revolucionario y estar en una base marine cuando algo más importante que eso está ocurriéndome en esta infame isla justo ahora.

Estoy en Loguetown. Demasiada gente. DEMASIADA... para mi gusto.

Si algún psicólogo fuera a diagnosticarme, lo primero que diría es "sufres de una antropofobia algo fuerte..." y muy lejos de la verdad no estaría, pero también estaría mintiendo. Porque entenderme desde una perspectiva común, como si me tratara de una persona como el resto, sería entonces cuando creería de un médico que hablara sobre mí. No tengo otra opción que andar por esta vida dedicado a comprenderme, o al menos intentarlo antes de morir; pocas personas pueden quizá interpretar bien lo que yo hago y no hago a veces, quienes han sido mi sensei y mis hermanos en mi acogedor hogar en Saint Reia, allá en el South Blue, y con acogedor me refiero a la crudeza, la rudeza y dureza de los entrenamientos que tenía en ese hogar: el amado dojo. Claro, también había lugar para el cariño, las bromas, y el amor fraternal que se expresaba en castigos, retos y enojos de nuestro sensei; claro que, él lo hace para protegernos de nuestros propios errores, y a la vez enseñarnos cómo aprovechar estos errores, para no volver a cometerlos sabiendo las consecencias.

Conmigo al menos lo hacía, ya que por culpa de este peregrinaje que me mandó hacer mi sensei, es más un horrendo suplicio que una especie de bendición. No tengo otra opción que obedecerle, lo último que me dijo fue "Aunque me mires con esa cara de odio por enviarte en un viaje así, completamente solo, quiero que sepas que confío en que saldrás hecho todo un hombre y persona como tal el día que nos volvamos a ver las caras. Ese odio que veo en tí, también es miedo y tristeza, y no necesito que me lo digas para suponerlo... Quiero que entiendas, asimiles y controles ese odio, esa tristeza, y ese miedo durante esta travesía. Cuando lo logres, podrás sonreír ampliamente por haber vencido a tu más grande enemigo: tú mismo. Ahora, deja de hacerte el duro, vete ya y llora un poco cuando estés sólo en el mar, cuando ya no podamos verte tus hermanos ni yo desde la isla" luego de eso había soltado amarras de mi pequeño bote...

¿Cómo hago para vencer el miedo, el odio y la tristeza? ¿Con valentía, amor y felicidad? Lo que no me dijo mi sensei, es si debo hacerlo solo o hacerlo acompañado, una duda que... "Si todos pudieramos derrotar a nuestros peores enemigos estando solos, este mundo sería un lugar autista y gris" me respondí inmediatamente esa duda, algo que me sorprendió sobremanera. Podría jurar que aquella auto-respuesta vino de alguien más que habitase mi mente.

Ensimismado en ese instante, no me dí cuenta que me había quedado de pie, casi inmóvil y sin respirar en la calle principal de Loguetown -A ver pibe, ¡movete de una vez!- seguido de un empujón, fue lo que me hizo retomar conciencia de mi alrededor. Volví a sentirme inseguro, notando que la marea de gente se bifurcaba detrás de mi, y se volvía a unir en frente de mí. Quiero huir de este pequeño círculo donde la "sociedad" andante me ha puesto, así que me pongo a caminar no sé cómo.

Pero del círculo que yo mismo me he implantado alrededor de mi alma desde que tengo memoria, ese lugar es uno del que por ahora no quiero escapar. No sé qué hay más allá si me atrevo a ello...
avatar
Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 14/06/2013
Localización : Shimotsuki ~ East Blue

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katherine Worries el Jue Ago 29, 2013 2:50 am
Se encontraba paseando por la ciudad con una mano en su cintura, y con la otra haciendo girar una cadena de oro puro en su dedo índice, jugueteando mientras miraba a la gran masa que caminaba a sus lados. En una que otra oportunidad miraba a algunos hombres y les guiñaba el ojo, con otros fingía tropezarse casi encima de ellos o pasaba muy apegada usando a los demás como excusa, como si ellos tuviesen la culpa de que presionara su nada poco llamativo y atractivo cuerpo. ¿Pero porqué? No era por gusto claro, obviamente le gustaba sentirse deseada, pero tocada jamás.
Cada tanto tiempo la chica daba largos paseos por la ciudad con un simple fin, robar~ Una tarea bastante fácil ya que con una simple mirada de sus grandes y el acortar distancia dejaba a todo chico descolocado, dándole así la oportunidad y tiempo para quitarles billeteras, cadenas, joyas… Obvio que había que ser selectiva, no cualquier pobre diablo le daría las ganancias que terminaba obteniendo al final del día. En ocasiones también robaba a señoras, no era muy difícil, aretes, algunos collares, o anillos, era cosa de fingir pequeños accidentes o una simple consulta, una sola pregunta bastaba, un segundo, un descuido. Ya para ella era tan natural realizar tales acciones que poco le costaba, y si llegaban a sospechar sus dotes de actriz mucho le ayudaba.
Pero, como había llegado a eso. ¿Por qué? Era claro… necesitaba dinero, necesitaba sustentar sus bastante finos gustos, y dinero a sus “queridos” tutores no les pediría. Hace tiempo le gustaba sentirse independiente, aunque aquella independencia se basara en depender de otros igualmente, pero de una forma más temporal. Se probaba un par de anillos que acababa de quitar a unas señoras que le habían visto con cara de “Oh, que chica más indecente.”, caía en cuenta de que uno le quedaba grande y luego lo guardó en su escote junto con unas cuantas joyas más, aquellos pechos algo que tenían bueno era de que de bodega servían mucho, haha.
Cuando iba caminando algo distraída, para variar, aunque bastante extraño dentro de todo… sintió como su cuerpo chocaba en bruto con uno ajeno, pero eso no fue lo peor.

Las joyas Katherine, tus amadas joyas hicieron que cayeras de boca al suelo! El primero preocuparse de estas hizo que el equilibrio se transformara rápidamente en una nulidad, pero por suerte un bastante cómodo cuerpo  le había amortiguado. Primeramente, con sus manos en el… al parecer, pecho del ajeno, notó que no era mujer, por lo que rápidamente entró a evitar molestias.- E-eh… Lo siento mucho… de verdad… -Dijo aún sin levantar su rostro del cuello del extraño, luego se levanto un poco, quitando aquella presión que sus grandes pechos hacían con el contrario.- Yo… debí ser menos torpe… -Dijo colocando un leve rubor en sus mejillas, buscando la mirada de… oh, al parecer… bastante guapa víctima.  Sonrió para sus adentros y aún en una pose bastante provocadora por encima de este, se movió un poco sin pararse aún.- Estás… lastimado? –Dijo mirando su rostro y torso con detalle, querría ver si aquella persona resultaría ser interesante, o por lo menos beneficiosa-.
avatar
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 16/08/2013
Edad : 23
Localización : En tu mente ahora mismo~

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Haru Fuyu el Dom Sep 01, 2013 11:04 pm
¡Impacto!, una interferencia mundana afectando mis sentidos... Y qué interferencia, la tal impertinente.

La persona que por desatenta me usó de pared, más precisamente contra mi espalda, indujo la sorpresa inesperada en mí que me giré inmediatamente cual relámpago sobre mi posición, con leve movimientos de mis brazos como el inicio de una defensa ante un enemigo que nunca lo fue... O por lo menos aún no lo sería de momento. Lo que me detuvo en seco fueron, al girarme, las manos de una bellísima mujer apoyándose en mi pecho de manera suave, cayéndose tras lo que parecía haber sido un trastabilleo de sus piernas en lo que me hizo agacharme en cuclillas, como un mono entrando en detalles, por pura inercia instintiva de ayudarla a no terminar de bruces en el suelo, pero sí contra mi cuerpo; lo siguiente fueron mis ojos también estáticos ante la frondosa cabellera de fuego que ostentaba ésta mujer. Por unos segundos quedé en blanco, sin pensamiento alguno siendo la cándida voz de la pelirroja lo que me trajo de nuevo a la realidad -No sientas nada, ha sido bueno que no te-te-te h-hayas lastimad-do- le tranquilicé primeramente mas un estúpido tartamudeo tardío se hizo presente en el final de mi frase, la cual dije en un tono completamente serio, monocorde; probablemente resultaría muy gracioso para la chica el oír un tartamudeo en ese tono calmado, acompañado de ese casi indetectable rubor que en mis mejillas apareció. Quizá ella, estando tan cerca con sus p... p-pe-pechos también encima de mí... se daría cuenta de ese único detalle que podría indicar cierta vergüenza de este azabache que soy. Ojalá ella no diga nada al respecto, nuestro pequeño secreto si decidía no mencionarlo en ese abrupto primer encuentro si ese ruborcito mío no se iba del todo.

¿Por qué de repente solté ese aspecto avergonzado de la nada? Algo que anotar mentalmente, siendo que el contacto directo sin aviso de otra persona casi siempre me hacía reaccionar de mala manera; esta era una de esas excepciones causadas por una caracterísitca más material por caso, ¿lo brillante que se escondía indecentemente en su escote?, desde mi ángulo de visión noté ciertos destellos entre esas montañitas de ella, muy curioso la verdad pero de lo cual no podría registrar otro pensamiento, con lo que intenté desviarme a lo que la muchacha dijo nuevamente -Torpes somos todos- logré articular decentemente en voz baja, robótica, ahora sin la presión cercana entre nuestras cajas torácicas, ya separadas al ella incorporarse un poco, alzar su cabeza y... ¿Qué con ese dúo despampanante en su rostro? Sus globos oculares por sí mísmos atraían hasta a un desadaptado social como yo, no porque en estos instantes esa mirada fuera de seducción tal vez en el minuto que la pelo de fuego dió conocimiento de mi faz, sino estos ojos me han atraído por otra cosa completamente diferente a esa posibilidad...

El pequeño movimiento de ella, colocándose más comodamente con sus manos y el peso de su cuerpo en mí aún pero sin querer levantarse -¿Me encuentras cómo, señorita?- inquirí emulando el tono y diálogo de un aburrido libro que había leído recientemente, era una novela de misterio... Mejor no me voy por las ramas... Continué -¿Eres tú la lastimada? Yo me encuentro bien, al menos en mi físico...- sonreí ampliamente, enseñando divertido mi dentadura, por lo próximo que completaría mi hablar -...mas mi mente no tiene arreglo- una risa interna se apoderó de mi semblante, porque lo último es tan verdadero luego de todas las cosas que había experimentado en vida, que los recovecos de mis pensamientos son un laberinto del que ni yo mismo puedo escapar.

Mi sonrisa disminuyó hasta cerrarse mis labios, aunque se mantuvo en mi cara, en mis comisuras todavía alzadas y mi mirada en añoranzas de cosas del pasado que nunca tuve, y tal vez nunca tendría para rememorar. Por ahora, sólo quería hundirme en el abismo obscuro de aquellos los iris café, también obscuros, tan misteriosos y distantes que me seguían contemplando desde el rostro de la chica, y yo contemplándola con mis azabaches pupilas de igual profundidad. La única profundidad tal que en algo me reconocía; y reconocer de nueva cuenta ese abismo en los ojos contrarios, fue lo que me atrajo en extrema curiosidad.

"Quiero saber qué escondes, por más que demuestres un risueño y atrevido mirar... ¿o simplemente eres falsa?" Sin razón aparente, mis manos se habían sujetado por debajo de los brazos de ella, en sus codos, los dedos tal vez apretando un poco demás sin querer queriendo: mis manos lo hicieron en su completa libertad, yo no les ordené eso, sino que fue una reacción hacia mi último pensar.
avatar
Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 14/06/2013
Localización : Shimotsuki ~ East Blue

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Katherine Worries el Miér Sep 04, 2013 1:44 am
Mientras le miraba a los ojos sonriendo de forma suave notó aquel tierno tartamudeo tras un serio rostro tratando de mostrar algo de autocontrol. Aquella mueca femenina se hizo más amplia, al parecer el chico no era como los que siempre se encontraba, pero igualmente aquella forma de reaccionar entraba en cierto estereotipo de hombres… “tímidos” que se encontraba, aunque tímido no era realmente la palabra correcta.
Al separarse el chico trató de quizás hacerme sentir mejor indicando que a todos nos podía pasar cosas así, o bueno, esa daba a entender. Le miró a los ojos fijo, aquellos ojos ajenos le causaban algo, no dejo de verlos con detalle, sin vergüenza, quizás algo invasiva ya que en si parecía como si buscara algo en ellos.
Se escuchó luego una pregunta la cual realmente no entendió, pero rápidamente se cambió esta por una más común al respecto a la situación actual, seguido de un nuevo descubrimiento, un probable porqué de aquellos ojos que tanto le gustaba analizar, era quizás tan solo una broma? Realmente no tenía idea, pero no era como si le importara mucho en aquel momento, el chico le había llamado la atención y punto, el pobre no tenía idea de la desgracia en la que caería al tener la atención de aquella pelirroja, en si consideraba que toda persona cercana a ella caía en desgracia, un 99% de las veces, por la culpa de la misma chica, y por la intensión de esta.
Hay realmente alguna mente sana? –Comentó al chico notando el contacto de este en sus brazos, el cual por alguna razón le hacía sentir algo prisionera, y claramente, no le gustaba. Deslizó sus manos hacia los hombros de este con suavidad haciendo parecer esto una caricia. Luego apoyándose en los mismo hombros del chico prosiguió a levantarse lentamente, sintiendo un “pequeño” dolor en su tobillo derecho… claro, si el andar con botas con tacón tendría que tener algo negativo en la chica, a pesar de que sabía incluso correr con ellos era imposible no hacerse daños en tropiezos o caídas de torpeza.
Hizo una pequeña mueca de dolor y levantó un poco el pie derecho, apoyándose en la punta de este soltó un suspiro y volvió a apoyarlo como si nada hubiera pasado, cuando llegara a casa tendría que colocarse una venda o algo por el estilo, no era como si le interesara mucho su “salud”, después de todo como el gran dicho decía, En casa de herrero cuchillo de palo.
Miró su escote unos segundos y prosiguió a esconder mejor algunas joyas que se encontraban un tanto a la vista, sacudió sus ropas y luego mirando al chico le extendió su mano, dejando ver una sonrisa amable y algo dulce… Una anti-kat por donde le miraran.- Vuelvo a disculparme, te deje algo sucio... –Dijo mirando parte de las ropas del contrario con algo de tierra por el incidente-.
avatar
Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 16/08/2013
Edad : 23
Localización : En tu mente ahora mismo~

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.