Conectarse

Recuperar mi contraseña

AMELIA
WEBMASTER - MP
Créditos a : Google, DeviantArt y distintas páginas por almacenar las imágenes para el uso en el diseño del foro. Basado en distintas historias y ambientaciones medievales como mágicas, enfocado en el RPG. Las imágenes editadas son propiedad de la Administradora @Amelia, por lo tanto, el plagio o distribución será demandado fuertemente. Agradecemos a los cooperadores del foro, tanto a ayudantes como a ideadores. Licencia de Creative Commons
Tales of the North by TOFN is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Últimos temas
» Guía V: Técnicas, Inventario y Datos de Combate
Mar Ago 15, 2017 6:23 pm por Skyrim God

» Guía IV: Las Clases y Profesiones
Lun Ago 07, 2017 12:02 am por Skyrim God

» Guía III: Cronología
Dom Ago 06, 2017 9:58 pm por Skyrim God

» Guía II: Expediente de Personaje
Dom Ago 06, 2017 7:51 pm por Skyrim God

» Guía I: ¿Qué tengo que saber antes de rolear?
Dom Ago 06, 2017 7:19 pm por Skyrim God

» Sistemática del Foro - Recomendado Leer
Sáb Ago 05, 2017 7:00 pm por Skyrim God

» Normas de Rol - Recomendado leer
Sáb Ago 05, 2017 6:33 pm por Skyrim God

» Normas Generales - Firmar
Sáb Ago 05, 2017 6:26 pm por Skyrim God

» Registro de Físico - Obligatorio
Dom Jul 23, 2017 6:20 pm por Skyrim God

» Guía - Kairoseki
Jue Jul 20, 2017 3:04 pm por Skyrim God


Un cambio de mentalidad, o mas bien, aclarando las ideas?

 :: Diarios

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Sáb Ago 31, 2013 4:20 pm
Era un día como cualquier otro, no tenía nada que hacer y tampoco era que quisiera moverme de casa, por así decirlo. Empezaba a abrir mis ojos poco a poco, estaba tumbado sobre una mesa y unos libros hacían de cojín para mi cabeza. Algún día tendría que cambiar mi forma de dormir, o iba a pasarlo siempre mal en las noches. Mis animales estaban durmiendo en el suelo tranquilamente, la verdad, tendría que usarlos de cojín a Night o a Fenrir mis dos lobos blancos los cuales logré domar ya no se cuanto tiempo hacía. Los rayos de luz del sol iluminaban la biblioteca, haciendo que me despertará del todo y no tuviera mas remedio que levantarme.

Me vestí con una camisa negra y unos pantalones del mismo color, ropa que estaba encima de otra mesa en esa biblioteca que había sido mi hogar y seguía siéndolo. Desperté a mis tres mascotas, las cuales eran dos lobos blancos y un cuervo negro. No sabía muy bien que hacer ahora, así que me dedicaría a hacer algo como ir a fastidiar un poco a los marines, aunque fuera en plena luz del día. No sabía ni porque era pirata, estaba claro que no servía para ser uno, además de que mi mentalidad era mas la de un revolucionario. No formaba parte de ninguna banda, por lo que no creía que hubieran problemas si fuera revolucionario.

Lo que si que tendría que demostrar de algún modo mi odio hacia ellos, la cuestión era como hacerlo. Podría hacerlo de cualquier forma, una manifestación, destruir alguna cosa que representase al gobierno o matar a los reclutas de allí. Aunque, quizás había una mejor forma de hacer todo aquello, usando a los civiles de algún modo. Si, eso iba a ser divertido sin duda, ver como los que supuestamente protegían de ellos se encargaban de matarlos.

Sería demasiado divertido, pero lo que tenía que hacer tenía que ser otra cosa, así que salí de la biblioteca con una sonrisa en mi rostro. Night y Fenrir me acompañaban, iban a mi lado y mi cuervo se había quedado en la biblioteca, por si pasaba algo avisarme inmediatamente. Nada mas salir, lo primero que vi fue que la ciudad estaba en llamas, a lo que no pude evitar soltar una risa, era increíble, pues no me lo esperaba, pero me iba a servir para poder cumplir mis objetivos.

Lo primero de todo iba a ser enterarme porque todo estaba como estaba en ese instante, seguro que algunos piratas o cualquier otra gente se habrían dedicado a venir a robar algo. Pero también me esperaba que fueran marines, que estuvieran buscando a algunos criminales y por ello hubieran hecho eso. La gente corría asustada y los niños lloraban mientras buscaban a sus padres, pobrecillos, pero no sentía ningún tipo de pena hacia ellos, nadie la sintió hacia nuestra madre que estaba enferma, para que iba a hacerlo yo con esa escoria.

Para mi sorpresa, quienes estaban causando caos no eran ni mas ni menos que unos marines de allí, los cuales se estaban peleando con los de la ciudad. Al parecer estaban discutiendo sobre algo de lo cual nunca me esperé escuchar. Unos decían que iban a destruir la isla para asegurarse de que no salieran mas libros de la tal Aiko de allí y los otros querían evitarlo para salvarse. Al final alguien debió ver que todos los libros venían de aquí, aunque apenas me importaba. -Con que solo por escribir libros que hablan sobre lo que sois en realidad ya queréis destruir una isla entera, típico del gobierno, no pueden encontrar algo así que ya quiere destruirlo todo... iba a deciros donde está Aiko, pero la verdad, me da igual lo que le pasé a este lugar.- Dije con una sonrisa algo juguetona mientras uno de los marines me miraba y luego miraba un cartel.

-Es él, no hay duda alguna, aquel chico es un pirata con una gran recompensa.- Dijo uno de los marines, pero suspiré al escuchar que me llamaban pirata. Ya solo por mis acciones me decían, pirata, ya ni siquiera me consideraba uno, pero como no, a ellos apenas les importaba, mientras fuéramos malos según ellos, tenían que matarnos.

-Night, Fenrir, podéis devorarles a todos, como queráis, así podréis comer algo que no sea solo fruta.- Dije con una sonrisa algo perversa mientras los marines me miraban, eran unos diez o doce y solo estaban armados con espadas. Doce maneras diferentes de matar que tiene el gobierno, se me ocurrió un título y todo, iba a ser divertido. Los marines decían que solo eran unos lobos, que iban a poder con ellos al no tener cerebro, grave error para el primero que fuera a atacarles.

El primero de los marines fue a atacar a Night con un corte vertical, pero Night simplemente tuvo que esquivarlo con un salto hacia un lado, para luego morder la pierna del marine y dejarle mal herido. El marine no podía moverse por culpa de esa herida en su pierna, pues mi lobo había sido muy feroz y le había arrancado no solo parte de piel si no de carne de la pierna. Luego Fenrir saltó encima del marine y le mordió la cabeza, para luego dar una voltereta y matarlo.

-Seguro que el chaval no es tan fuerte si usa a sus mascotas para luchar... vayamos a por él.- Dijo uno de los marines, el cual fue a atacarme con un tajo horizontal, menudo tonto. Convertí mi puño derecho en mi diamante cuando vi que se acercaba, y cuando se acercó paré su espada con la mano, para luego darle un rodillazo al estómago y para combinar un gancho con la izquierda mientras sujetaba su espada, quitándosela por el golpe. Luego, aprovechando que estaba en el suelo clavé su espada en su cuello al marine, ya solo quedaban diez de ellos.

-Me parece mentira que intentaseis atacarme sabiendo que no ibais a poder, y aun quedáis diez... aburrido, me cansa teneros que matar a cada uno... ya se, le diré quien es Aiko, al que logré matar a los demás marines, será divertido verlo...- Dije mientras les observaba con una sonrisa algo perversa a esos diez marines que quedaban, nadie dijo nada, salvo uno que preguntó si el que sobreviviera, después le dejaría con vida, a lo que le asentí con la cabeza.

Uno de los marines apuñaló con su espada por detrás y donde se situaba el corazón a otro de ellos, lo que me hizo sonreír, era tan divertido obligarlos a hacer aquellas cosas. Sabía bien porque me obedecían, porque sabían que nadie iba a venir, además de que era demasiado agresivo como para dejarles marchar sin más, simplemente hacían eso porque querían sobrevivir de mí. No podían hacer nada más y el que apuñaló a uno, luego fue decapitado con un corte horizontal de otro de los marines.

No pude evitar soltar una risa mientras acariciaba a Night y a Fenrir, era demasiado divertido observar aquella escena. Iba a ser muy pero que muy interesante, ahora solo se escuchaban los choques de los filos de las espadas chocando entre sí. Solo podía reír, no tenía ganas de ver la pelea interna provocada por mi causa, pero era demasiado divertido como para no querer verla. Ahora mismo quedaban ocho marines, pero uno de ellos logró atravesar el pecho a uno de ellos, cosa que les dejaba en siete.

Ahora lo que me preguntaba era si seguirían haciendo lo mismo, o intentarían atacarme todos de golpe, fuera como fuera, iban a morir igual. Y no iba a dejar vivo al que sobreviviera por que fuera especial o no, bueno, simplemente quería divertirme, iba a dejar a alguien vivo si o si. Y ale, otro muerto mas, esta vez uno de los marines había atravesado el cuello de otro con su espada. Ahora quedaban seis marines, parecía aburrido para algunos, pero para mí no, ver las caras de terror de mis adversarios mientras tenían que matarse entre ellos para sobrevivir, era demasiado divertido.

El lugar seguía en llamas, era un bonito escenario esa ciudad en llamas para ver como los marines se mataban entre ellos, podría haber cogido a uno de los niños ahora carbonizados por culpa de las llamas de rehén y así obligarlos desde un principio, pero siendo gente del gobierno no les importaría hacer sacrificios. Bueno, al menos era divertido verles luchar, aunque hubo una muerte que me hizo divertirme mucho mas de lo que esperaba. Uno de los marines había abierto en canal al otro con un corte vertical de su espada. Ahora solo quedaban cinco marines, los cuales fueron reduciéndose poco a poco, ya que uno de ellos cortó la cabeza de otro mientras su cabeza era cortada por otro, reduciéndose a tres marines ahora.

-Ya me aburrí, lo hicisteis bien para entretenerme tanto, pero solo puedo permitir que uno deje la ciudad...- Dije mientras observaba como empezaba a llover haciendo que el fuego se fuera apagando poco a poco. Night y Fenrir corrieron cada uno hacia un marine y le arrancaron la cabeza de un mordisco, era una muerte muy llamativa quizás, pero eficaz tratándose de mis mascotas. -Vuelve con tus superiores y diles así de claro que Natsu Sakagami es un revolucionario, y piensa usar cualquier método necesario para destruirles... vete antes de que te mees en los calzoncillos.- Dije para después soltar una risa y ver como el marine se iba corriendo de allí asustado. Entré a una tienda la cual parecía que se había salvado de las llamas, al igual que algunos edificios mas y robé un tinte para el pelo. Después de todo quería teñirme el pelo de color castaño. Caminé hacia la biblioteca acompañado de mis lobos con sus bocas manchadas de sangre. Estuve unos segundos andando hasta que llegué y ya en mi casa, que era como la conocía mejor yo la biblioteca, probé el tinte.

off:
Básicamente, solo pido cambiar mi físico y mi facción, nada mas ^^
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Pamvermillion el Mar Sep 03, 2013 8:45 pm
■ DIARIO REVISADO ■
avatar
Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 01/05/2013
Edad : 28

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Diarios

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.