Conectarse

Recuperar mi contraseña

AMELIA
WEBMASTER - MP
Créditos a : Google, DeviantArt y distintas páginas por almacenar las imágenes para el uso en el diseño del foro. Basado en distintas historias y ambientaciones medievales como mágicas, enfocado en el RPG. Las imágenes editadas son propiedad de la Administradora @Amelia, por lo tanto, el plagio o distribución será demandado fuertemente. Agradecemos a los cooperadores del foro, tanto a ayudantes como a ideadores. Licencia de Creative Commons
Tales of the North by TOFN is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Últimos temas
» Guía V: Técnicas, Inventario y Datos de Combate
Mar Ago 15, 2017 6:23 pm por Skyrim God

» Guía IV: Las Clases y Profesiones
Lun Ago 07, 2017 12:02 am por Skyrim God

» Guía III: Cronología
Dom Ago 06, 2017 9:58 pm por Skyrim God

» Guía II: Expediente de Personaje
Dom Ago 06, 2017 7:51 pm por Skyrim God

» Guía I: ¿Qué tengo que saber antes de rolear?
Dom Ago 06, 2017 7:19 pm por Skyrim God

» Sistemática del Foro - Recomendado Leer
Sáb Ago 05, 2017 7:00 pm por Skyrim God

» Normas de Rol - Recomendado leer
Sáb Ago 05, 2017 6:33 pm por Skyrim God

» Normas Generales - Firmar
Sáb Ago 05, 2017 6:26 pm por Skyrim God

» Registro de Físico - Obligatorio
Dom Jul 23, 2017 6:20 pm por Skyrim God

» Guía - Kairoseki
Jue Jul 20, 2017 3:04 pm por Skyrim God


Pirate Squad (Matthew, rol pasado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Trax el Jue Sep 05, 2013 6:10 pm
La dirección era la correcta, La hora... Correcta. Las órdenes eran claras, de parte del Alto Mando, Trax debía esperara a un nuevo oficial del CP para formar un grupo. A él no le importaba obedecer órdenes, pero muchas veces le molestaba el exceso de secretismo del Cipher Pol en cuanto a movilización de agentes y misiones. Al menos, se encontraba cómodo en los sótanos del cuartel. Era fresco, iluminado, y tenía un amplio espacio en el que poder rondar sin estar encorvado o apretado. A pesar de ser un infiltrador, Trax tenía un tamaño para muchos excesivo para misiones de sigilo, pero lo compensaba con su capacidad contorsionista y sus habilidades de acecho.

Llevaba un buen rato esperando. Los del cuartel al menos tuvieron la decencia de traer algo de comida y bebida. Estaba agotado del viaje, y solo le apetecía descansar un poco antes de conocer el motivo de por qué le quitaron de la escuadra de captura, y le habían asignado a un grupo de investigación y de "castigo". Sus ojos no paran de posarse en cualquier cosa, intentando trabajar su memoria fotográfica. En su gesto, frío y depredador, es difícil leer sus emociones actuales, pues como todo reptil, no posee mucha expresividad, siempre que no sea algo muy marcado, sobre todo cuando abre sus fauces. Algunos del cuartel habían huído despavoridos al verle, no conocían la existencia de semejante criatura. Trax está más que acostumbrado a semejante rechazo y miedo. Gran parte de sus tácticas se basan en eso, en aterrorizar al enemigo, en hacer que su corazón se hiele. En su mente, piensa que quizá debería de dejar de dar miedo, para empezar a sentirse más humano.

Su línea de pensamiento se ve interrumpida, cuando de pronto un soldado de la Marina, de los cuerpos especiales del CP, abre la puerta, avisando de la llegada del oficial. Ya era hora, pensó el enorme reptil, el cual, al mirar al marine, notó y olió su miedo de inmediato. El soldado inclinó la cabeza y tembloroso, cerró la puerta, para dejar a ambos miembros del servicio secreto en intimidad.





Última edición por Trax el Vie Sep 06, 2013 2:42 pm, editado 1 vez
avatar
Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/08/2013
Localización : En plena tormenta

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Blaze el Jue Sep 05, 2013 9:40 pm
Llegaba a Loguetown, no era ciudad nueva para él, puesto que era en ella en la que más se movía.al ser una de lss principales  cuarteles generales del East Blue, así como la última isla por donde debían pasar todos antes de entrar en el Grand Line algo que le venía perfecto para destruir a todos los piratas con sueños de grandeza que pasaran por ahí. Así sí, esa isla era la mejor cuando se trataba de destruir los sueños de la gente y dejarles vivir con su humillación.

Ahora tenía una misión especial de la que poco le habían contado y que lo harían nada más se reúna .con un compañero que le estaba esperando. Lo poco que le habían dicho es que no sería alguien normal y no era precisamente fácil familiarizarse con él en primera estancia. Bueno, eso habría verlo, siempre le gustaba ver sucesos que no fuesen tan corrientes, no era alguien que se extrañase con facilidad  por ésta misma razón, nunca decía que no a ver algo nuevo y "curioso" y esa no sería la excepción.  

Entró en el cuartel fumando, como siempre, dando constantes caladas a su cigarro. Se le acercó un jovencísimo soldado del cypher pol 1, corriendo. hacia él con un papel en la mano en dónde se le detallaba con exactitud cuáles eran las órdenes que debía seguir para poder cumplimentar con la misión junto a su ayudante (Matt prefería esa palabra) que estaba en la habitación contigua. Cogió el papel y lo leyó rápidamente.ordenando con desganas que se largase ese crío.

Entró a la siguiente habitación en la que, al fin, vio a ese "hombre" del que tanto le habían hablado. Era más bien una especie de reptil antropomorfo de casi tres metros de alto. Intimidante le llamarían algunos, él simplemente le observó de arriba abajo, "escaneándolo", y soltó un leve suspiro de decepción.

-Sinceramente me esperaba más que un simple dinosaurio, supongo que al menos estará bien amaestrado para que sepa seguir instrucciones básicas, que no tengo ganas de irle leyendo lo que pone en este papel-dijo bastante alto Matt, lo suficiente como para ser escuchado en toda la sala y principalmente por el lagarto que tenía en frente.-

 
avatar
Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 24/04/2013
Localización : En tus piernas

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Trax el Jue Sep 05, 2013 10:07 pm
Trax siseó en señal de disgusto. Muchos se echaron hacia atrás al ver la mirada del reptil tan sumamente acerada. Con su pose de brazos cruzados, se acercó hasta Matt hasta tenerlo frente a frente. Su voz tenía un deje siseante, seguramente por su lengua bífida, la cual de vez en cuando sacaba en un acto reflejo.

Al menos mis modales son mejores que los tuyos... "señor". Y si, se leer y escribir. Lo que me sorprende es que no le hayan molido todavía a palos por semejante comportamiento dentro de la organización. Comprendo perfectamente que ante elementos débiles uno debe mostrarse duro e implacable... Pero soy un agente del CP, al igual que tú, no lo olvides. Aquí no reclutan pusilánimes, así que porque seas del CP5, no te creas que eres invencible... Siempre hay una serpiente más grande. No utilizó el refrán a la ligera, y su "señor" tenía un deje despectivo bien marcado. Sacó él también su sobre con la misión, y como parte del protocolo, lo abrió delante de su nuevo "compañero"... Curioso, hasta ahora nunca había trabajado en equipo, y parece ser que sus expectativas iban de mal en peor.

Leyó el informe de misión, y parece que tenían que encontrar al menos a dos miembros más para tenerla al completo. Cada miembro sería vital y completo para la realización de la campaña y la creación del cuerpo. Bufó con media risa al terminar. Parece que por fin el gobierno se da cuenta, de que a los piratas y ladrones hay que darles en el único sitio que les importa: La cartera, ¿No crees? Dice intentando buscar la complicidad con su nuevo compañero, pero... ¿Cómo encontrar a los dos? Una tarea curiosa, y a la vez, un reto para las habilidades en potencia de Trax. Quizás, y solo quizás, tenía delante el mecanismo de su liberación final, lo que podría ser el principio de su objetivo real: Vivir. A través de la verdadera justicia, sería visto como un héroe, y así, sería admitido como uno más en la sociedad... Vivir como viven los demás, sin miedo a salir a la calle, sin miedo a que le traten como a una aberración... Sin miedo.
avatar
Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/08/2013
Localización : En plena tormenta

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Blaze el Vie Sep 06, 2013 12:08 pm
Soltó una gran parrafada, bastante "convincente" acerca de lo que significaba ser un CP y de que las cosas que podía hacer y ser aún con esa forma nada usual. Realmente le gustó aquella respuesta, la mayoría ya habría intentado partirle la boca, algo que muchas veces él se buscaba. En su cara se dibujó una sonrisa ladeada al escuchar al reptil.

-No te equivocas.. Han intentado darme palizas en innumerables ocasiones. Pero siempre se ha quedado en eso, en un intento. Todo lo que te he dicho hasta ahora no era más que una prueba, quería ver de que pasta estás hecho. En caso de que la hubieras pasado te habría liquidado ahora mismo-le contestó contundente sin borrar la sonrisa de su rostro.-

Sacó un cigarro, de los muchos que tenía y lo encendió con su mechero. Una vez lo hizo se dirigió hacia su enorme colega de profesión dando caladas a su inseparable hábito, vicio más bien. También empezó a leer la hoja con las indicaciones del trabajo que debían hacer. Básicamente tenían que boicotear los negocios y trapicheos de los piratas del lugar que empezaban a hacerse de oro al estar en un lugar predilecto por donde todos tenían que pasar. Al parecer la marina no daba a basto para combatir con éstos y  requerían de una ayuda especial por parte de los agentes del gobierno especializados en infiltración. Además aún debían buscar otros dos miembros más para que se unan a la misión.

-Parece que por fin el gobierno se da cuenta, de que a los piratas y ladrones hay que darles en el único sitio que les importa: La cartera, ¿No crees?-dijo el que ahora sería su "compañero de baile"-  

-Siempre me ha parecido divertido eso de robar al ladrón. Es justamente lo que más les molesta y si a ellos les molesta, a mí me gusta-afirmó Matt casi riéndose dándole palmadas en el hombro.- Hay que buscar a los otros dos y... sería una cortesía de tu parte que me dijeras tu nombre, sobretodo ahora que trabajamos juntos-continuó aspirando una última calada.-






.
avatar
Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 24/04/2013
Localización : En tus piernas

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Trax el Vie Sep 06, 2013 3:58 pm
El coloso asintió, mientras hacía lo propio de los informes de misión Clasificados, arrugarlo y tirarlo a un cenicero. Llámame Trax, así me bautizó el Cipher Pol... ¿Haces los honoresss? Con aquella presentación, esperó el nombre de su compañero de recibo. Soltó un pequeño siseo junto a su sonrisa, mostrando unos dientes nada humanos, si no separados entre sí, afilados y con aspecto de estar diseñados para agarrar y destrozar, en lugar de masticar.

Con el gesto de la mano, le señalaba al papel arrugado en el cenicero. Evidentemente, le estaba pidiendo quemar el informe, como parte del protocolo.En su gesto se le veía no solo fuerza, también una energía animal difícil de parar. Seguramente debía ser igual de agresivo que el aspecto que mostraba. Se sentó junto a la mesa donde tenían preparado algo de comer, y con un solo gesto se metió un muslo de pollo... Con hueso incluido. Se podía ver como la pieza entera bajaba por su gaznate como si tal cosa. Pero en su mente se veía un gesto humano, en contraste con aquella acción animal. Se le veía pensativo.

No hemos sido elegidos al azar, eso seguro. Nos han escogido por nuestras habilidades especiales, nuestros talentos naturales. Quizás... Quizás debería ser ese el método para elegir el restro del escuadrón. Se levantó de la silla de forma enérgica, como habiendo encontrado una gran idea. Eso es... Tú eres un especialista en ataques con fuego, por lo que podemos emplear técnicas de explosivos y pirotecnia. Yo tengo una capacidad de rastreo excepcional, además de que soy especialista en interrogatorios... ¿Qué más podríamos necesitar? En su mirada se podía ver una astucia que bien se le atribuía a las serpientes.
avatar
Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/08/2013
Localización : En plena tormenta

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Blaze el Sáb Sep 07, 2013 3:34 pm
-Llámame Trax, así me bautizó el Cipher Pol... ¿Haces los honoresss? -dijo aquel híbrido.-

-Soy Matthew Blaze. Puedes llamarme Matt... o Señor Blaze, lo que prefieras-respondió el pelirrojo en tono sarcástico.-

Dio las últimas dos caladas a su cigarro y lo tiró al suelo pues estaba ya terminado, lo piso y se deshizo en el pavimento del lugar.  Entonces vio como Trax señalaba el papel arrugado en forma de bola en la papelera, se refería claramente a que debía quemarlo como indicaba el mismo nada más empezar a leerlo. Quemó ambos papeles hasta hacerlos cenizas con el mechero que siempre lleva encima.

-No hemos sido elegidos al azar, eso seguro. Nos han escogido por nuestras habilidades especiales, nuestros talentos naturales. Quizás... Quizás debería ser ese el método para elegir el rastro del escuadrón- se levantó de la silla de forma enérgica demostrando la notoria diferencia de altura entre ambos..- Eso es... Tú eres un especialista en ataques con fuego, por lo que podemos emplear técnicas de explosivos y pirotecnia. Yo tengo una capacidad de rastreo excepcional, además de que soy especialista en interrogatorios... ¿Qué más podríamos necesitar?-

Arqueó una ceja ante la propuesta de su subordinado. En parte por lo que había dicho, pero en parte por lo mucho que conocía sobre él. No le gustaba que supiesen tanto sobre sus habilidades. Se preguntaba quién se lo habría dicho y buscaría represalías contra él.
.
-Especialista en interrogatorios... ¿Acaso los torturas?-preguntó riéndose aunque con algo de curiosidad real.-Tenemos que buscar un tirador para que pueda cubrirnos en caso de necesidad y a alguien que conozca el cuerpo humano lo suficiente como para poder curar al resto de miembros heridos-dijo rotundamente.- Aunque éste último es el más prescindible conozco a la persona indicada. Está bastante cerca del lugar al que iremos primero, a los muelles-propuso.- Si conoces a algún tirador de garantías, no quiero que me cubra alguien que pueda darme a mi por error, te dejo escogerlo si cumple éste requisito mínimo-impuso finalmente serio y firme.-

Con ese equipo bien formado sería más que suficiente como para poder acabar con los negocios de los piratas y hundirlos en la miseria. En realidad pensaba, más bien estaba seguro, que él solo también podía encargarse perfectamente de ello. Sin embargo en esa ocasión cedería a las órdenes del gobierno pues tena curiosidad por conocer la habilidades de aquel extraño individuo. Ni siquiera sabía con exactitud si había comido alguna fruta o si simplemente era alguna raza nueva y extraña como abundaban en ese mundo (gigantes, gyojins, brazos largos,....) y de las que todavía desconocía muchas de ellas.

-Exactamente... ¿qué eres?-preguntó antes de que pueda responder el otro a su primera orden.-
avatar
Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 24/04/2013
Localización : En tus piernas

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Trax el Lun Sep 09, 2013 12:00 am
"Si conoces a algún tirador de garantías, no quiero que me cubra alguien que pueda darme a mi por error, te dejo escogerlo si cumple éste requisito mínimo." Se quedó pensativo mientras recibía su primera órden del que sería su superior en la escuadra. En su primera impresión, aquel hombre estaba muy seguro de sí mismo, a un nivel enfermizo. Trax podía oler la ambición y el ansia de poder dentro de él, supurando por cada rincón de su cuerpo. Eso le hizo arrepentirse por un momento, pero quizás una ambición de ese tipo era lo que necesitaban para llevar un proyecto tan agresivo y arriesgado.

Ante la pregunta que esperaba, Trax bufó en una especie de risa. Se acercó de nuevo a la mesa, y se tragó otro muslo. Un agente del CP, al igual que tú. Pero yo no nací humano... Soy una vulgar serpiente, que tuvo la mala suerte de devorar la Hito Hito no mi, la Fruta del Diablo humanizante. Con ella, comenzó parte de mi desgracia, pero también una nueva oportunidad, y un nuevo futuro. Le debo mucho al CP, entre ello, la libertad. Tan solo te interesa saber, que tengo habilidades relacionadas con muchas clases de serpientes, lo que me hace ser un buen elemento en el Servicio Secreto... ¿satisfecho?
avatar
Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/08/2013
Localización : En plena tormenta

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Matthew Blaze el Miér Sep 11, 2013 2:05 pm
¿Satisfecho?. Claro que lo estaba, siempre le habían gustado toda esa clase de bichos raros y lejos de pensar que podían entorpecer el creía que podían ser de ayuda por sus "particulares" habilidades. Era un animal que había comido un akuma no mi humanizante. Eso explicaba muchas cosas, sobretodo su aspecto reptiliano  incluso su conducta y su forma de actuar.

-Me parecía más probable que fueses un humano que se había comido una zoan, que al contrario-dijo mientras sacaba un cigarro de su chaqueta.- Sígueme, sé donde buscar a un médico para nuestro equipo-ordenó después.-

Salio por la puerta a la habitación contigua, que era una gran sala desde la que se podía ver la entrada, para, poco después, seguir su paso por toda aquella habitación hasta la salida. Una vez fuera del recinto del gobierno pudo contemplar el cielo totalmente despejado que hacía que el sol pegase con bastante fuerza sintiéndolo claramente sobre su piel. Caminaba hacia los muelles de la ciudad mientras fumaba con total relajación en sus actos como si no le tomara demasiada importancia a aquella misión y no lo hacía. Sólo era para él una misión más en la que principalmente tenía curiosidad por ver como se desenvolvía ese extraño ser junto a un grupo organizado de agentes, aunque no era él, precisamente, el más idóneo para trabajar en conjunto a otros.

Terminaron llegando a los muelles de la isla y desde ahí Matt le hizo un gesto para que entrase junto a él por un callejón oscuro y estrecho en el que seguramente Trax se movería con dificultad debido a su enorme anatomía. Al final de la callejuela había una escalera en espiral hacia lo que parecía un sótano. Bajó esperando que lo siguiese.

Al final del tramo había un antigua puerta de madera, Matt la tocó llamando con una especie de clave. Al poco rato salió un individuo con el pelo blanco, gafas circulares y un característico tornillo en su cabeza que era lo que le reconocía. Se trataba nada más y nada menos que de un antiguo CP, semiretirado Frank Stein.

Apariencia de Stein:

-Vengo a pedirte un pequeño favor-dijo haciendo un pequeña pausa mientras Frank miraba a su acompañante como si quisiera analizarlo o diseccionarlo quizás, su mente era aún más caótica que la del pelirrojo.- Necesitamos que vengas con nosotros, quiero un médico y eres el único con suficiente talento.-

-Pero... ¿Podré “jugar” con ese individuo?-musitó casi saboreando del momento.-

-Simplemente te vienes-contestó al Stein. Se giró y miro a Trax directamente a su lineal pupila.- Tranquilo-le dijo guiñándole un ojo y sonriendo.-Nos vamos-
avatar
Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 24/04/2013
Localización : En tus piernas

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Trax el Miér Sep 11, 2013 4:40 pm
Asintió y comenzó a seguirle, justo detrás de él, como si de un enorme guardaespaldas se tratara. Al pasar la puerta contigua, agarró una enorme capa de color beis, y se cubrió con ella, para ocultarse lo máximo posible. Al estar con Matt por las calles, se sentía algo incómodo, pues debía preocuparse de que nadie le viera, por lo menos en su verdadero aspecto. A pesar de ser un agente del CP, aún tenía miedo de la reacción de la gente, y eso le conllevaba recordar su época como esclavo. Sin embargo, seguía firme, caminando junto a su superior, manteniendo el rumbo y la compostura.

No pasó mucho hasta que llegaron a una callejuela muy estrecha, y comenzó a mirar los alrededores. Cuando hubo pasado Matt, comenzó a entrar él, pero era demasiado grande para el callejón, aunque dada su genética, eso no era ningún problema. Como si de un contorsinista se tratara, comenzó a reptar entre las paredes, retorciendo su cuerpo sin ningún tipo de problema. Al terminar de pasar, su cuerpo se reubicó y sus huesos se recolocaron como si nada.  Era de esperar, como todos los ofidios, Trax podía pasar por sitios inusualmente estrechos y la conexión de sus huesos permitía esas dislocaciones. Evidentemente no era como una de las técnicas del Rokushiki que permitía el total control de la densidad corporal, pero bien se le parecía.

Tras pasar, sonrío a medias a Matt, Ser un animal tiene sus ventajas. Dijo sencilla y escuetamente. Y siguió acompañando a su superior para llegar a las escaleras de caracol.Con extremo cuidado, bajó intentando no tropezarse ni rozar nada, y dado su tamaño, era difícil, no podía contorsionarse ni trepar, puesto que debía mantener las formas si iba a encontrar a otro CP, no era lo correcto. Cambió de idea en cuanto vio a quien había llamado.

Había oído rumores sobre el agente Stein. Decían que era un sádico, un auténtico psicópata, pero al mismo tiempo, un genio de la medicina aplicada y de la cibernética de investigación. La manera que tenía de mirarle, le ponía nervioso a Trax, y correspondiendo a su pregunta, lavantó los belfos de forma amenazante. Si quieres jugar, tendrás que pagar un precio.... Pero se calmó y sorprendió al instante al ver a Matta guiñándole el ojo, de forma cómplice... Contaba con él, alguien contaba con él, por fin un compañero. Aquello le dejó algo desarmado, pero su cabeza pronto volvió a su sitio, tomando él la iniciativa.

Vamos a la zona norte, al dique seco. Tengo al tirador que necesitamos. Dijo con cierto aire de misterio, mientras los llevaba a ambos hacia la zona de construcción de barcos, un lugar muy frecuentado por pistoleros mercenarios y miembros del ejército, al igual de gente de mucha peor calaña que cualquiera que se haya visto. Tras un breve paseo de diez minutos, llegaron a una esquina donde tenían la zona restringida, un astillero militar, y en la entrada, una baraja  de cartas. Con una sonrisa acerada, Trax cogió un as, el de picas concretamente, y se lo pasó a Stein. Toma. haz la señal para que nos dejen pasar. Dijo al darle la carta. El doctor, a su vez, le miraba de forma extraña, pero le pareció divertido el realizar tal gesto para entrar. Y por cierto... No te muevas o te volará el brazo. Dijo el mutante con cierta expresión sádica. ¿Qué coño intentas...? El médico intentó replicar, pero algo perforó la carta, para después oirse el eco de una detonación.

El tirador, había efectuado blanco desde más de mil metros, en una torre de faro... Con el añadido de que ha tenido que atravesar obstáculos como los mástiles y el velamen de los barcos que se balanceaban. La chica, de no más de veinte años, tenía una mirada de ojos verdes como un ave de presa, y un aspecto bello, pero al mismo tiempo, agresivo y peligroso. Trax la saludó con la mano, con una amplia sonrisa. Os presento a Kida Risen... Le salvé la vida hace tiempo en una misión... No tiene rival en su puntería.

El aspecto de Kida:
avatar
Mensajes : 40
Fecha de inscripción : 29/08/2013
Localización : En plena tormenta

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.