Conectarse

Recuperar mi contraseña

AMELIA
WEBMASTER - MP
Créditos a : Google, DeviantArt y distintas páginas por almacenar las imágenes para el uso en el diseño del foro. Basado en distintas historias y ambientaciones medievales como mágicas, enfocado en el RPG. Las imágenes editadas son propiedad de la Administradora @Amelia, por lo tanto, el plagio o distribución será demandado fuertemente. Agradecemos a los cooperadores del foro, tanto a ayudantes como a ideadores. Licencia de Creative Commons
Tales of the North by TOFN is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Últimos temas
» Guía V: Técnicas, Inventario y Datos de Combate
Mar Ago 15, 2017 6:23 pm por Skyrim God

» Guía IV: Las Clases y Profesiones
Lun Ago 07, 2017 12:02 am por Skyrim God

» Guía III: Cronología
Dom Ago 06, 2017 9:58 pm por Skyrim God

» Guía II: Expediente de Personaje
Dom Ago 06, 2017 7:51 pm por Skyrim God

» Guía I: ¿Qué tengo que saber antes de rolear?
Dom Ago 06, 2017 7:19 pm por Skyrim God

» Sistemática del Foro - Recomendado Leer
Sáb Ago 05, 2017 7:00 pm por Skyrim God

» Normas de Rol - Recomendado leer
Sáb Ago 05, 2017 6:33 pm por Skyrim God

» Normas Generales - Firmar
Sáb Ago 05, 2017 6:26 pm por Skyrim God

» Registro de Físico - Obligatorio
Dom Jul 23, 2017 6:20 pm por Skyrim God

» Guía - Kairoseki
Jue Jul 20, 2017 3:04 pm por Skyrim God


Killian Jones vs Natsu Sakagami

 :: Batallas :: Normales

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Matthew Blaze el Vie Sep 06, 2013 9:57 am
Escenario: Arabasta: A las afueras de Alubarna.
Alubarna: Capital de Arabasta. Se encuentra en medio del desierto en la parte Este del reino, bastante lejos del mar y del Río Shandora. Aquí reside la familia real de Arabasta en un castillo grandísimo en la parte trasera de la ciudad.


-El límite de tiempo de espera de posts son 48 h.
-Un salteo equivale a aceptar el daño del ataque por parte del afectado.
-Dos salteos consecutivos equivalen a perder el combate.
-Se trata de un combate a K.O., o en su defecto, hasta que uno de los dos no pueda seguir luchando.
-Se pueden usar todos los objetos, power ups, técnicas, Akuma No Mi... que tenga el usuario en el combate.
-El ganador se llevará +10 niveles.
-El perdedor se llevará +5 niveles.
-El ganador obtendrá un aumento íntegro en su wanted del 50% del contrario (en ambos casos, 65.000.000 de wanted, cuyo 50% serían 32.500.000 berries).
-Si Natsu es capaz de golpear a Killian en la cara, obtendrá un plus de +2 niveles sobre el total obtenido en el combate (+12 si gana, +7 si pierde) y Killian obtendrá un déficit de -2 niveles sobre el total obtenido (+8 si gana, +3 si pierde).
avatar
Mensajes : 108
Fecha de inscripción : 24/04/2013
Localización : En tus piernas

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Vie Sep 06, 2013 10:32 am
Sus párpados se levantaron. Los ojos incoloros fueron cegados por la luz del brillante sol, ya que no estaban acostumbrados al fulgor que este regalaba a la vista de todo aquel que clavase su mirada en él. La cabeza le daba vueltas, y tenía el estómago revuelto. Apoyó sus manos en el suelo, ejerciendo un poco de fuerza para levantar su torso superior hasta quedar sentado. Se miró las manos, le raspaban un poco. ¿Eso que tenía en ellas era arena? ¿Adónde había ido a parar? Se quitó la arena de las manos y se rascó la cabeza, para luego bostezar, mirando a su alrededor como un niño perdido en un parque de atracciones que buscaba desesperadamente a sus padres para volver con ellos a casa. Una vez que se sintió un poco más recuperado, dio un pequeño salto para ponerse de pie, sacudiendo con sus manos la arena que se había adherido a su traje.

Como siempre, portaba aquel traje de vestir negro, formado por pantalones, camisa blanca, chaleco y botas. Por encima de ellas, la gabardina oscura le daba un aspecto nocturno, mientras que el colgante de la familia Jones aportaba un poco más de color y brío a su imagen. En el bolsillo interior de su gabardina llevaba uno de los Diales que había adquirido en sus aventuras, el cual le vendría muy bien de cara al futuro. Cargado con la última pelea con un espadachín, estaba listo para ser usado cuando se requiriera. Suspiró durante un instante, y luego tosió. Tenía el estómago revuelto, y le dolía un poco la cabeza. Dio un vistazo a su alrededor, y fue entonces cuando comprendió que no sabía cuál era su posición actual:

¿Dónde coño estoy? – Preguntó al aire, puesto que era su único compañero en aquella soledad en que se encontraba. La voz le había salido seca, como si no estuviera lo suficientemente hidratada. A decir verdad, se encontraba en un desierto, aquello era lo más normal del mundo.

Sus orbes incoloros se fijaron entonces en la lejanía, donde un gran palacio amurallado se extendía por la zona. No reconocía el lugar, pero el clima árido y desértico le recordó alguna de las clases de navegación y climatología de cuando era un adolescente. Su maestro le había contado que Arabasta era una de las grandes islas desérticas del mundo, donde por la mañana hacía un calor horroroso, y por las noches un frío invernal. Por tanto, el joven llegó a la conclusión, a primera instancia, de que había llegado a esa isla. Sin embargo, el cómo había llegado era una cuestión que todavía no estaba preparado para responder. Se había despertado exhausto, aunque poco a poco iba recuperando su fuerza. Sin embargo, su mente se encontraba como si de un rompecabezas se tratase. Todo desperdigado, ninguna información clara.

Empezó a andar en dirección a la ciudad, pero escuchó cómo la arena se movía torpemente detrás de él. Rápidamente se giró, en posición de defensa. La pierna izquierda y la mano del mismo lado estaban adelantadas, haciendo que el cuerpo se quedara de lado, mientras que la parte derecha de su cuerpo se retrasaba un poco. Apretó con firmeza los músculos y tendones, pero se sorprendió gratamente al ver quién había llamado su atención.
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Vie Sep 06, 2013 11:17 am
Era un día como cualquier otro, estaba en Arabasta después de haber logrado salir de aquella maldita isla donde Allen me arrebató mi lengua y mi pito. Era demasiado vergonzoso recordarlo, quería entrenar y ser mas fuerte para poder lograr vencerlo. Iba vestido con un chaleco negro sin mangas desabrochado y dejando ver parte de mi torso al desnudo, unos pantalones negros y una bufanda roja. Llevaba mi látigo colgando de un cinturón negro y mis animales, es decir, los dos lobos blancos y mi cuervo negro me acompañaban. Darky, el cual era un cuervo, estaba sobre mi cabeza, Night andaba a mi derecha y Fenrir a mi izquierda.

-Maldición, maldición, maldición, que vergüenza, apenas pude tocarle y él en cambio no solo logró vencerme fácilmente, si no que también me quito dos cosas que necesitaba.- Era en lo único que pensaba mientras me mordía el labio inferior de la impotencia que sentía para evitar derramar alguna que otra lágrima. Hacía mucha calor, suerte que iba algo ligero de ropa, pero a mis animales no les iba a sentar nada bien, por suerte tenía agua y la podía ir compartiendo sin abusar con mis animales. -Hace calor... maldito imbécil, debo ser mas fuerte, no quiero estar siempre sin lengua y sin eso.- Pensé de nuevo, ya que no podía susurrar para mí mismo ni hablar, era demasiado molesto.

Night y Fenrir me vieron y nada más verme la cara, me lamieron las piernas, como si intentarán animarme por ello. Los abracé a los dos nada mas notar sus acciones en símbolo de gratitud. Ahora lo que tenía que buscar era cualquier cosa para entrenar, necesitaba hacerme mas fuerte y vencer a Allen. No iba a dejar que se repitiera una derrota tan vergonzosa como la última. No tenía ninguna pista para saber hacia donde dirigirme, solo sabía que quería hacerme mas fuerte y que cuanto mas pensaba en ese maldito combate, mas impotencia sentía y tenía mas ganas de llorar. Night mordió mi pantalón y lo jaló un poco, aunque eso no funcionó, ya que al ser un lobo, rompió parte del pantalón y luego señaló con una de sus patas hacia una especie de castillo.

Sin embargo, eso no me sorprendió, si no que me sorprendió la persona que estaba a pocos metros de mí. Aquel joven pelinegro que desde detrás solo se le veía con una gabardina negra, unos pantalones negros y unas botas negras, era Killian sin duda. Fui a llamar su atención con un grito, pero recordé que no podía por que el peliblanco me había quitado mi lengua. Solo tenía una opción mientras dejaba de morderme el labio inferior, intentando superar mi impotencia y sacaba una pluma y una hoja de papel. Empecé a escribir mientras seguía a Killian, mas bien, no le seguía, si no que iba en la dirección que él iba cuando le vi.

Empecé a escribir lo siguiente "Killian, perdí mi lengua y otra cosa de la cual no quiero hablar de la vergüenza que me da, por favor, ayúdame a ser mas fuerte para poder ir a luchar contra el que me arrebató esas cosas y así me las devuelva" Básicamente escribí eso mientras me contenía las ganas de llorar, ate ese papel en una de las patas de Darky y hice que empezara a volar hacia Killian, aunque aun no estaba seguro de que fuera él. Seguí caminando siguiendo al chico, hasta que este se giró y pude confirmar que era Killian, llevaba la gabardina negra mencionada ya antes, un chaleco negro, una camisa blanca, unos pantalones negros y unas botas del mismo color.
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Vie Sep 06, 2013 12:06 pm
Aquella persona tenía la misma apariencia que su compañero Natsu, acompañado de los dos lobos Night y Fenrir, y de un nuevo compañero plumífero que no conocía. ¿Sería un espejismo? ¿O es que su cabeza se había vuelto loca con el calor y ya no razonaba los suficientemente bien? Lanzó un grito de reconocimiento, pero aquella persona no habló. ¿Estaba muda? Mantuvo la posición de defensa, alargando un poco la pierna izquierda hacia adelante y arrastrando la arena que tenía bajo la suela de la bota, de forma que su espalda se arqueó un poco hacia adelante. Claramente, estaba pensando seriamente el lanzarse a por aquel enemigo que había surgido ante sus incoloros ojos. Por mucha apariencia de Natsu que tuviera, si este no demostraba su existencia lo tomaría como un peligro que había que barrer del mapa lo antes posible. Suspiró y se preparó para atacar, pero en ese mismo momento, el cuervo acompañante del chico salió volando con una nota hacia Killian, que la tomó entre sus manos y la leyó con mucho cuidado:

–  “Killian, perdí mi lengua y otra cosa de la cual no quiero hablar de la vergüenza que me da. Por favor, ayúdame a ser más fuerte para poder ir a luchar contra el que me arrebató esas cosas, y así me las devuelva” – Leyó con una sensual voz que era propia de él, para luego apretar el papel contra la palma de su mano y cerrarla, haciendo una bola que más tarde sería lanzada al suelo. – ¿Me estás diciendo que te han quedado mudo y estéril? Tienes que haber peleado con alguien que tuviera una extraña habilidad para ello – Dio unos pasos al frente, hasta que se quedó al lado del chico.

Ciertamente, tenía el mismo olor y físico que Natsu, por lo que probablemente no se equivocaría en afirmar que estaba hablando con el verdadero. Sin embargo, el saber que había gente capaz de dejar mudo a otros por el mundo le inquietaba… Y a la vez le daban ganas de pelear contra ellos, y de dejarles tan avergonzados que ellos mismos se quitasen los oídos para no escuchar las burlas contra ellos por su derrota. Killian alzó el dedo pulgar de su mano izquierda, para darle a entender a Natsu que aceptaría aquella pelea de entrenamiento. Además, así podría probar alguna que otra técnica que había desarrollado en sus viajes, las cuales tenía muchas ganas de sacar a la luz.

En guardia, chico. Vamos a empezar ahora mismo – Le dijo, dando un gran salto hacia atrás con voltereta incluida, para alejarse de él unos dos metros. – Ven a por mí con todo lo que tengas, porque yo también voy a esforzarme – Sonriendo sádicamente, apretando sus puños y remangándose las mangas de su camisa.

Un segundo más tarde, ya se estaba lanzando contra el chico, a una buena velocidad. Se impulsó en el suelo y quedó en el aire, desplazándose igual, mientras que elevaba su pierna derecha hasta dejarla recta. De todas formas, dejó la articulación de la rodilla un poco semi-flexionada, para que el daño del impacto no le provocase ninguna lesión. Así, siguió por el aire hasta acercarse a Natsu. La pierna iba dirigida contra su estómago, y si lograba impactarle, le lanzaría volando unos cuántos metros atrás. Un impacto de una bota era mucho más duro que el de un zapato, así que el chico tendría que actuar pronto para no llevarse un buen moratón en la zona afectada. ¿Cuánto tiempo de reacción tenía? Eso dependía de sus habilidades naturales.


Última edición por Killian Jones el Vie Sep 06, 2013 3:49 pm, editado 1 vez (Razón : Un color de un diálogo ~)
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Vie Sep 06, 2013 2:05 pm
Killian no se fiaba de mí, así que iba a abrir mi boca para que viera que decía la verdad, pero no hizo mucha falta, pues el chico me hizo entender por sus palabras que me iba a ayudar. Night y Fenrir se pusieron delante mío, ahora íbamos a luchar tres contra uno y no se lo iba a poner nada fácil.  Nada mas escuchar sus palabras miré a Night y a Fenrir para que supieran que hacer. Yo no les controlaba, ellos actuaban conforme  cambiaba la situación y los patrones de ataque del rival. Night corrió hacia la derecha para ponerse luego a la izquierda de Killian, a unos pocos metros de él, mientras que Fenrir corría hacia la izquierda para luego ponerse a pocos metros de Killian, igual que Night. Así atrapábamos a Killian en un triángulo.

Era una buena estrategia cerrar al enemigo en un triángulo, así no podía estar pendiente de los ataques de uno sin estarlo de todos. Vi como Killian hacía su primer movimiento, este empezó a correr sobre mí mientras mis lobos se quedaban quietos. Killian en un momento justo dio un salto impulsándose por el suelo mientras elevaba su pierna derecha recta, algo flexionada, pero muy poco. No iba a quedarme quieto para averiguar lo que haría Killian, así que di un salto no muy grande hacia la derecha para luego volverme a colocar delante suyo nada más ver que su ataque finalizó. No haría como con Allen, esta vez mis mascotas sabían que debían estar preparadas para cualquier cosa.

A juzgar por sus movimientos parecía que luchaba cuerpo a cuerpo, así que en eso tenía algo de ventaja, pero lo mejor era no confiarme como con Allen. Estaba cerca de mí, así que lo mejor sería lograr hacer que fuera hacia una de mis mascotas por si acaso. Esto de no tener lengua me era difícil por ello mis animales no podían hacer nada mas que observar los patrones de ataque de mi rival y atacar conforme a eso. Siendo el que estaba mas cerca de Killian era el que tenía mas posibilidades de acertar en lo que se refería a ataques. Saqué mi látigo y nada más sacarlo hice un movimiento horizontal con mi muñeca para darle un latigazo en horizontal a su cuello.

Night nada mas observa que realizaba mi primer ataque se acerco por detrás de Killian para ir a morder su pierna izquierda para darnos algo de ventaja, eso sería un buen ataque para empezar. Fenrir se quedo quieto en su posición, por si Killian intentaba alejarse del triángulo morderle o embestirle, no sabía que haría, básicamente porque ahora mismo nos les daba órdenes, si no que ellos actuaban de acuerdo al combate. -La táctica del triángulo funciona... pero con el peliblanco no creo que tenga mucho efecto si usa su akuma...- Pensé para mí mismo mientras esperaba que el ataque resultará con éxito.
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Vie Sep 06, 2013 3:46 pm
El pelinegro se había impulsado con fuerza para golpear con la suela de su bota el estómago de Natsu, adquiriendo velocidad en aquel vuelo por los aires. La gabardina se mecía, al igual que los pelos del chico, mientras que su mandíbula se apretaba y los dientes relucían en aquel erial desértico que formaba Arabasta. En cuanto entrase un poco en calor, tendría que quitarse la mayor parte de la ropa para no sudarlo todo. Odiaba que el sudor quedase impregnado en sus ropas, puesto que luego podrían empezar a oler… Y eso no era plato de buen gusto para un seductor tan empedernido como él.

Volviendo a la realidad, las mascotas y Natsu se habían colocado en una posición triangular. ¿Qué quería decir aquello? Que intentarían encerrarle en el interior de ellos tres, de forma que alguno de ellos siempre tuviera su espalda a la hora de atacar como punto de referencia. Era una buena táctica, contra personas normales. Pero el pelicastaño no estaba peleando contra un humano normal y corriente, y eso lo comprobaría dentro de poco. Haciéndose a un lado, Natsu logró esquivar sin mucha dificultad la patada de Killian. Por ende, y mientras seguía volando, giró su cuerpo para poder mirar al chico, que desenvainaba su látigo y se preparaba para atacar.

- Shunpo…

Fue lo único que dijo, con una sonrisa en los labios, mientras que apoyaba las piernas en el suelo y desaparecía de los ojos del chico. No es que se hubiera teletransportado, sino que había pisado el suelo ocho o nueve veces más rápido de lo normal. De aquella forma, aunque pareciera que había dado un solo paso, el pelinegro daba casi una decena más. Esto le permitía moverse a velocidades mucho mayores de las que podía correr un humano normal y corriente. Y así, Killian apareció justo en la espalda de Natsu, diciéndole con las manos en los bolsillos:

- No te confíes nunca de tus posibilidades, todos tenemos ases en la manga – Le dijo, para luego dar un largo salto hacia atrás, al ver a uno de sus lobos predispuesto a morderle. Las fauces no consiguieron cerrarse sobre él, así que volvió a hablar en el aire para decirle a su discípulo. – Mejora tu postura y tu capacidad de reacción, podría haberte partido el cuello ahora mismo… Te has descuidado – Dando una voltereta hacia atrás en el aire, hasta que posó sus botas en el suelo.

Se quitó la gabardina, que colocó en el suelo. Además, subió las mangas de su camisa hasta la altura de los codos. Su mirada seguía siendo fría, y pronto golpeó con uno de sus fuertes puños el suelo, resquebrajándolo. Una zona de más o menos medio metro se volvió pura piedra fragmentada, debido a la potencia del golpe. Así que Killian tomó uno de esos pedruscos con la mano y apuntó hacia Natsu, para luego patearlo con una brutal fuerza. Como si fuera una pelota de niños, la roca -de aproximadamente treinta centímetros de largo y veinte de grosor- se dirigió hacia el pecho de Natsu, esta vez con claras intenciones de mostrarle que un luchador no tenía siempre porqué pelear cuerpo a cuerpo… Sino que había que aprovechar el entorno como arma en una batalla.
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Vie Sep 06, 2013 4:20 pm
Justo cuando iba a darle, el pelinegro desapareció de golpe a mis ojos. Justo cuando me di cuenta, escuche lo que me susurraba Killian, un sentimiento de terror casi se apodero de mí nada mas escucharle, pues tenía razón, podría haber muerto en ese mismo instante. -¡Maldita sea, maldita sea, maldita sea!- Pensé nada más escuchar y pensar eso, no podía hablar y eso era molesto, quería recuperar mi lengua y eso otro. Estaba nervioso, enfadado y a saber que mas nada mas pensar en estas cosas. Night no logró morder la pierna de Killian cuando este se acercó a mi por detrás, puesto que este último se alejó de nosotros de un salto.

Me giré nada más me di cuenta y estuve algo mas calmado, aunque una gota de sudor se asomaba por mi frente. El pelinegro hizo algo que no me espere para nada, puesto que rompió un poco el suelo para luego coger una piedra y chutarla hacia mí. Nada mas observarlo desvié la piedra con un movimiento vertical de mi látigo el cual aun tenía a mano. Ahora tendría que ir a por él de alguna forma para asegurarme de que iba a poderle asestar un ataque por lo menos, no iba a dejar que mis nervios, mi miedo y mi enfado me hicieran ser mas lento o ir mas flojo.

Night y Fenrir se pusieron a mis lados, Night a la derecha y Fenrir a la izquierda, no íbamos a dejarnos vencer, además, esto era mas un entrenamiento que una pelea, pero era mejor que pensase que fuera una pelea para evitar tener algún disgusto. -¡Maldita sea, maldita sea, maldita sea, no puedo comunicarme con mis mascotas por mas que quiera, eso es algo demasiado molesto!- Pensé mientras observaba atentamente a mi rival, por lo que había logrado comprobar, se podía mover muy rápido, podía atacar a distancia y a corta distancia. Así que lo primero que tendríamos que hacer sería restringir un poco su movimiento.

Si Killian quería hacerme algo ahora, inmediatamente convertiría la parte que atacará en diamante y luego le agarraría para que Fenrir o Night le atacasen. Fenrir fue el primero en moverse esta vez hacia Killian, seguido de Night que iba detrás de él. Estos iban directos a hacer un ataque que les enseñé haría un tiempo, el cual consistía en que uno embestía al rival mientras el otro saltaba por encima para morderle la cabeza, aunque en este caso iba a ser una embestida también. En el caso de que Killian lo esquivará estaría preparado para intentar atarle con mi látigo cuando le viese, pero antes habría transformado la parte de mi cuello en diamante para evitar algún golpe crítico.
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Sáb Sep 07, 2013 9:44 am
El chico mudo no podía comunicarse abiertamente con sus animales, por lo que estos debían razonar por sí mismos o estar atentos a los gestos manuales y físicos de Natsu. Tenía que reconocer que aquello sería complicado para el joven, pues no poder dar órdenes con la voz era algo que fastidiaba mucho a un domador como él. Mientras que la roca que había sacado de la tierra se dirigía con velocidad hasta Natsu, el pirata guardó sus dos manos en el bolsillo. Aquello era un indicativo de que todavía no había empezado a esforzarse, sino que estaba tanteando al enemigo para ver sus cualidades básicas. Por el momento, había sacado en claro que el revolucionario dejaba su espalda muy desorganizada y al descubierto, cosa que podría aprovechar en un futuro si se le daba la oportunidad. La parte frontal de su visión estaba bien, tanto por su parte como por la de las mascotas. Una vez hecho este análisis, siguió mirando la escena.

Empleando velozmente su látigo, el chico lo enroscó sobre la piedra y consiguió desviarla lo suficiente como para que no le impactase. Así, dio una orden a sus compañeros animales para que empezasen un ataque. Killian sacó las manos de sus bolsillos, y arqueó levemente la espalda hacia adelante. Su puño derecho volvía a estar tenso, mientras que las venas se le marcaban en demasía. A través de la camisa podían observarse unos músculos hechos para la pelea cuerpo a cuerpo, y estaba a punto de emplearlos. Fueron las dos mascotas de Natsu las que comenzaron aquella táctica, viniendo de una a una para atacarle; mientras tanto, su domador se quedaba atrasado con el látigo en la mano. De un rápido pensamiento, el pirata descubrió qué era lo que estaba pensando: distraerle con los animales, para luego atraparle con el látigo. Además, descubrió un extraño brillo diamantino en su cuello, aunque aquello no supo descifrarlo.

- Vas a necesitar más que tretas y ataques frontales para tocarme, chico – Le dijo, mientras que levantaba su puño derecho por encima de la cabeza, al igual que su coleta se movía al unísono. – ¡Tendrás que hacer cosas menos previsibles! – Bajando el puño con velocidad, en dirección al suelo por segunda vez.

El puñetazo fue un poco más fuerte que el anterior, consiguiendo romper algo más de suelo y creando una pantalla de polvo y tierra que lo protegió de la mirada de los animales. Así, aprovechando que unas cuántas rocas habían saltado por el puñetazo, apoyó sus dos manos en el suelo y se impulsó, quedando a unos dos metros de su apoyo y girando con rapidez. El polvo y tierra lo cubría de cualquier mirada, y aprovecho para patear tres piedras de un tamaño mediano, parecido a la anterior. Estas salieron volando: la primera hacia Night, la segunda hacia Fenrir, y la tercera hacia la pierna derecha de Natsu. Nada más patear la tercera, la proyección de tierra y polvo se deshizo, al igual que él caía al suelo. Adoptó una posición defensiva, con una mano a la espalda, y la otra por delante de su pecho. Con una sonrisa en sus labios, sus ojos incoloros se fijaron en los enemigos, esperando ver un resultado a su última acción ofensiva.
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Sáb Sep 07, 2013 10:16 am
El joven golpeó mas fuerte el suelo que antes esta vez, creando una pantalla de polvo para cegarnos la vista a mí y a mis mascotas. Había transformado mi cuello en diamante instintivamente por si acaso, pero viendo que no hizo la misma táctica decidí esperar a ver que hacían. Night y Fenrir quisieron salir de la humareda girándose, pero entonces una piedra impactó en el costado de cada uno, dejándolos doloridos y una tercera piedra iba hacia mí, así que convertí mi pie en diamante y chute la piedra hacia donde creía que estaba Killian, luego hice que mi pie volviera a ser normal para luego con un gesto hacer que mis mascotas volvieran a mi lado.

-Maldita sea, tendría que haber logrado decirles a Night y a Fenrir que salieran de allí, pero ahora mismo sin lengua me es imposible...- Pensé para mi mismo mientras luego empezaba a pensar rápido que otra formación usar con Night y Fenrir. Miré a Night y a Fenrir los cuales estaban a mis lados y entonces empecé a correr hacia Killian junto a mis dos mascotas formando una especie de triángulo. El plan era simple, ser yo ahora el señuelo y lograr hacerle un rasguño a Killian.

Transformé uno de mis puños en diamante para luego seguir corriendo hasta quedar cerca de Killian y hice como él hizo antes. Golpeé el suelo con mi puño de diamante, creando una pantalla de polvo mientras que mis mascotas se guiaban por el olor, mas bien, estaban fuera de la humareda, andando alrededor de ella. Así si intentaba salir, estos intentarían embestirle de nuevo hacia la pantalla. Aunque claro, eso no iba a durar siempre y habían muchas formas de superar ese ataque.

Aun así fue el mejor que se me ocurrió, y nada más estar en la pantalla transformé mi otro puño en diamante, para así con el que rompí el suelo intentar agarrar a Killian y si lo lograba darle un puñetazo en la cara con mi otro puño. Aunque si notaba que no era Killian lo soltaría inmediatamente. -Me alegro de haber decidido entrenar con Killian, en un solo combate ya empiezo a saber como moverme mejor que antes, mas o menos...- Pensé sin poder hablar, cosa que me molestaba demasiado ya que quería hablar y no podía.
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Sáb Sep 07, 2013 2:12 pm
Las dos piedras que el pirata lanzó contra los animales impactaron en sus lomos, resquebrajándose y haciendo que estos salieran un poco despedidos hacia atrás. El daño de aquel lanzamiento seguramente les impediría moverse bien durante unos minutos, hasta que recuperasen la mayor parte de su aliento. Sin embargo, la roca que iba dirigida a Natsu fue devuelta hacia el pelinegro. Este, con las manos en los bolsillos, simplemente giró su cuerpo hasta dejarlo arqueado. La roca pasó cerca de su cara, moviendo con el viento que traía consigo los pelos del pirata, a la par que este se sobresaltaba un poco.

- Guau, casi me das en la cara… Si hubieras acertado, muchas mujeres de este mundo habrían empezado a odiarte, chico – Sonrió, recuperando el equilibrio y la verticalidad, para luego suspirar y esperar a que Natsu se lanzara sobre él. Era hora de ver qué estaba dispuesto a hacer tras observar cómo golpeó a sus mascotas sin piedad.

Sacando las manos de los bolsillos, sus nudillos crujieron. Instantáneamente, los puños se cerraron con fuerza y estuvieron preparados para golpear al chico. Ya se había recuperado lo suficiente como para volver a utilizar su técnica de velocidad, aunque intentaría no abusar mucho de ella. Cierto es que era una total ventaja en aquel combate, pero tampoco podía estar usándola cada dos por tres. Diría muy poco de él como luchador, pero qué le íbamos a hacer. Uno nunca elige cuando usar sus habilidades, sino que le fuerzan a utilizarlas en distintas situaciones.

Y por fin, Natsu se lanzó al ataque. Esta vez, no se escudó tras sus animales, sino que tomó la delantera y convirtió uno de sus brazos en diamante. ¿Había consumido una fruta del Diablo? Qué interesante… Aunque ahora ya sabía una debilidad del chico: el agua de mar. Por contraparte, si era capaz de transformarse en diamante, podría resistir todos sus golpes sin inmutarse, puesto que tal cristal era lo más duro del planeta. Sus redes cristalinas eran tan compactas y consolidadas que lo formaban resistente. Y era el método de ataque del chico, por lo que habría que andarse con cuidado. Esperó pacientemente a que se acercase a él, momento en el cuál golpeó el suelo con su puño diamantado y lo rompió como hacía Killian, creando una cortina de polvo y tierra que los cubrió a ambos. Seguramente intentaría hacer algo en el interior, como agarrarle o algo parecido… Pero ya estaba preparado para ello.

- Shunpo – Dijo, desapareciendo de la escena velozmente, dando nueve pasos cuando debería dar solo uno para moverse, multiplicando su velocidad considerablemente. – Nunca uses contra alguien su propia técnica, sabe los pros y los contras que tiene – Le comentó, para luego seguir moviéndose.

Empezó a correr a gran velocidad por la zona oculta por la tierra y el polvo haciendo círculos, creando un pequeño viento con su rapidez que lo disipó al cabo de dos segundos. Así, sabiendo donde se encontraba su enemigo, lanzó su próximo ataque. Aprovechando la velocidad de su Shunpo, saltó por la espalda de Natsu para que no lo viera, y giró rápidamente en el aire con volteretas frontales, alzando una de su pierna.

- ¡Mōretsuna Kick! – Gritó, bajando la pierna e intentando golpear al chico en el hombro, con la intención de dislocárselo.

Aquella patada llevaba tanta inercia acumulada que sería capaz de romper el suelo fácilmente, aunque Natsu lo bloquease. Seguramente, si no recubría su hombro a tiempo de diamante, sentiría un gran dolor. La cosa era, que habiendo utilizado tal técnica de velocidad y atacando por la espalda, el chico tendría poco tiempo de reacción. Ya era hora de tomarse las cosas un poco en serio. Podía decirse, que el calentamiento ya había terminado.

Técnicas:
Power Up: Shunpo
■ Es una habilidad que el usuario ha conseguido desarrollar con el tiempo y entrenamiento. La idea de esta técnica surgió cuando vio que los espadachines son capaces de desenvainar y atacar a tanta velocidad que ni siquiera pudo verlo. Además, muchos espadachines utilizan las técnicas de Battojutsu o Iai (desenvainar, cortar y envainar) por lo que dedujo a partir de eso que debería aumentar su velocidad. Tras un entrenamiento concentrado, ha conseguido dominar levemente esta técnica de la que es usuario único.
Shunpo permite al usuario moverse a velocidades casi instantáneas, aproximadamente la del Soru (70 km/h), permitiéndole hacer ataques rápidos. La base de esta técnica consiste en golpear el suelo tan rápido que parezca que se ha golpeado una vez (aunque en realidad son aproximadamente ocho o nueve, siendo diez en el caso del Soru), por lo que el usuario se desplazará a una velocidad mayor de la prevista.
■ Dura : 1 post de uso y 1 post de descanso
■ Tipo: Soporte

Mōretsuna Kick
El usuario salta con fuerza y gira con volteretas frontales en el aire, bajando hasta el suelo y golpeando con fuerza con una de sus piernas. El impacto es tan duro que levanta las piedras del suelo, que se congregan a su alrededor como una muralla defensiva durante el tiempo que tardan en volver a caer. Este golpe también puede ser utilizado ofensivamente, buscando una parte del enemigo como los hombros, que puedan dislocarse con facilidad.
■ Ofensiva/Defensiva
■ +5 Fuerza/+5 Defensa
■ Nivel 120, es AMF si golpea al enemigo, AIF si es al suelo.
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Sáb Sep 07, 2013 3:20 pm
El primer ataque casi le dio en la cara, me falto poco para lograrlo pero aun así, volviendo a la realidad, el joven había logrado usar de nuevo esa técnica de velocidad para escapar de ello. Si actuaba como la última vez estaba claro que intentaría atacarme por la espalda de nuevo. Pero no podía estar seguro de ello, así que tan punto me gire y vi como Killian estaba a punto de darme, instintivamente salté hacia la derecha para evitarlo. Nada mas tocar el suelo después del salto, me aleje de él tanto como pude hasta estar con mis dos mascotas.

Ahora tenía que pensar en como hacerlo para lograr pelear bien contra Killian, no iba a dejar de mejorar para que así luego cuando me enfrentase a Allen pudiese recuperar mi miembro. -Hora de esforzarse mas que nunca supongo...- Pensé mientras miraba en como hacer algo para lograr vencer su técnica de velocidad. Por el momento debía de pensar en como hacer para lograr golpearle. No iba a hacer siempre el mismo ataque, así que debería de pensar en como hacerlo.

Ya había visto el poder de mi akuma, era bastante útil si se sabía usa bien y además eramos tres contra uno y aun así teníamos problemas contra Killian. Aun debíamos mejorar mucho, o contra Allen no haríamos nada. Y quería recuperar esas dos cosas, me daba vergüenza y me sentía demasiado impotente. No podía usar el mismo ataque de antes ya que podría usar su técnica de velocidad de nuevo y el mismo ataque no funciona dos veces, así que debía de pensar en como hacer para asegurarme de un ataque.

Al final se me ocurrió que ataque usar, aunque era algo ruin, sería eficaz contra Killian. Me agaché un momento como si estuviera acariciando a mis dos lobos, aunque en verdad solo había cogido algo de arena con mi mano derecha. Entonces empecé a correr hacia Killian de nuevo, seguido de mis dos mascotas, Night a mi derecha algo mas atrás que yo y Fenrir a mi izquierda a la misma distancia de mí que Night. Tan punto estuve cerca de Killian le eché esa arena en los ojos para luego transformar mi pie en diamante y golpear su cara con el empeñe de este levantando mi pierna. En caso de darle me echaría para atrás y mis dos mascotas se echarían para detrás también, si no, estas intentarían morder sus piernas para lograr darme algo de ventaja y luego se echarían a detrás.
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Sáb Sep 07, 2013 7:46 pm
Después de haber desactivado su Shunpo, mientras que giraba en el aire, Natsu pudo darse cuenta de las intenciones que el pelinegro tenía para él. Dio un salto, lo suficientemente potente como para alejarse de la patada y que esta chocase contra el suelo. Instantáneamente, al hacer contacto la bota con la tierra, esta última empezó a resquebrajarse totalmente. Por si fuera poco, unas cuántas rocas fueron esparcidas por los alrededores, debido a la potencia del impacto y la inercia que había adquirido con la velocidad de los giros anteriores. No supo determinar si alguna de las rocas había dado en Natsu, puesto que la nueva cortina de polvo y tierra que se levantó le impidió ver más allá de un metro de distancia. Por tanto, esperó a que tal cortina se deshiciera, volviendo a observar el azulado cielo de Arabasta sobre su cabeza, mientras que el Astro Rey calentaba más los motores de aquellos cuerpos en plena lucha.

Una vez que todo volvió a la normalidad, Killian se encontró con que los dos animales y el joven mudo y estéril estaban quietos, estableciendo un contacto con él. Por tanto, mantuvo una posición defensiva, pero que a la vez le permitiría esquivar y contraatacar con sencillez. Esta consistía en colocar su cuerpo de lado, haciendo que una mano estuviese frente al enemigo, mientras que la otra estaba recogida detrás de su pecho, doblada. Así, el joven pelinegro esperó pacientemente a que su adversario y sus mascotas empezaran un nuevo ataque, fijándose muy bien en dónde pisaban e intentando entrever los planes que tenía en su cabeza.

- Venga, ven a por mí… Quedarse parado nunca es bueno, a no ser que tengas ases en la manga – Concretó el pelinegro, siguiendo con aquellas lecciones que le estaba dando al pelicastaño. Podía considerarse como un reto, puesto que Natsu tendría que esforzarse si quería ganar. Pero viendo cómo se estaban desarrollando las cosas, el joven tenía un potencial muy igualado al de Killian, por no decir ligeramente superior.

Fue en ese momento cuando el domador se impulsó para ir hacia el pirata. Este mantenía sus ojos en cada parte del cuerpo del chico, a la par que se desviaba de vez en cuando para tener en su campo de visión a los tres adversarios. Pudo fijarse en cómo Natsu tomaba un poco de tierra del suelo, momento que aprovechó para lanzarse al suelo y rodar hacia un lado. Cuando quiso abrir los ojos y verle, la tierra estaba cayendo por el aire, y un amago de patada de diamante había sido lanzada al aire. Por suerte, habiendo rodado para el lado, había esquivado ambas cosas. Menos mal que la distancia entre ambos fue suficiente para tener tiempo de aquella acción, si no hubiera tenido que recibir el impacto. Se levantó con rapidez, y aprovechó que Natsu todavía estaba bajando la pierna tras su ataque, desplazándose velozmente y evitando a las mascotas para intentar poner sus manos en el pecho del domador.

- Shinkū Spiral – Decretó, mientras que giraba las dos manos en sentido contrario la una de la otra. La presión que se ejercería sobre el cuerpo del enemigo le obligaría a ser empujado con fuerza hacia atrás, y serviría para mantenerlo alejado de él durante un tiempo. Sin embargo, para que la técnica resultase efectiva, debía pillar desprevenido al enemigo… Que era la cuestión más complicada.

Anotaciones:
Olvidaste hacer referencia a los efectos de que mi último ataque impactase en el suelo. El golpe era tan fuerte que levantó piedras de este, por lo que se esparcerían (y alguna te daría, seguramente). Ten cuidado con esos detalles, no dejes acciones sueltas.

La próxima vez, especifica de una forma más larga cómo esquivas el ataque (porque te ataqué empleando de soporte una técnica de velocidad), ya que en tu post lo hiciste muy fácil y con pocas letras. Recuerda que con cuantas más palabras describas una opción, menos oportunidades tendrá el contrario para debatírtelo y salirse con la suya.
Técnica:

Shinkū Spiral
El usuario arquea su espalda y se lanza a por el enemigo, posicionando ambas manos en su pectoral. Cada mano gira en sentido contrario hacia el interior, de forma que se crea una presión en el cuerpo del enemigo que toma como resultado un empuje grave hacia atrás. Este saldrá despedido dando vueltas en círculos y se estampara contra el suelo o bienes materiales. Demostración en el segundo 53
■ Ofensiva
■ +10 Fuerza

Nivel 120, es un AF
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Sáb Sep 07, 2013 8:28 pm
El pelinegro rodó hacia un lado para esquivar ambos ataques. Mientras seguía bajando la pierna, el joven puso ambas manos sobre mi pectoral y las giraba en sentido contrario la una de la otra. Night aprovechó ese momento para intentar morder la pierna de Killian. Al estar apenas a unos pocos centímetros no le iba a ser difícil hacerlo, pero tampoco iba a ser fácil esquivar un posible contraataque de Killian. Fenrir al contrario que Night fue directamente a posicionarse detrás mío mientras que recibía el ataque. Fui empujado hacia atrás, no le dí a Fenrir por suerte, pero este se posicionó delante mío como si estuviera esperando el próximo movimiento de Killian. El golpe recibido había sido un empuje muy violento y era demasiado doloroso, podía moverme, pero con menos velocidad y eficacia que antes.

Night volvió a mi lado nada más reincorporarme yo y observar atento al rival. Analizando bien las situaciones, había veces en las que podría haber usado esa técnica de velocidad y aun así no lo hizo, por lo que debía tener algún patrón. Ahora solo esperaba que mis lobos usaran su olfato por si volvía a usar esa técnica y poderlo localizar antes. Ahora necesitaba hacer algo para asegurarme de darle un golpe, maldita sea, ya me estaba pasando como contra Allen, no lograba darle ningún rasguño.

Night y Fenrir empezaron a avanzar hacia Killian, para en un momento dado empezar a dar círculos alrededor del pirata. El círculo que hicieron empezó teniendo un radio de dos metros, y luego empezaron a cerrarlo y a reducirlo poco a poco. La estrategia del ataque era simple, Night y Fenrir correrían en círculos y lo irían cerrando poco a poco para intentar dejarle poco tiempo de reacción al joven. Mientras que Night y Fenrir seguían haciendo aquello, yo empecé a correr hacia Killian, algo dolorido y con algunos rasguños por parte de aquel ataque.

Podía convertir pequeñas partes de mi cuerpo en diamante y como máximo tres o cuatro a la vez, no más, por lo que el golpe que recibí en la espalda, fue muy duro. Cuando mis mascotas habían dejado apenas un radio de un metro y yo ya estaba cerca de Killian, estas dejaron de correr en círculo y fueron hacia Killian como si quisieran morderle. Pero en vez de ello, estas pasaron por los lados del joven, formando un nuevo triángulo y yo cuando estaba a escasos centímetros, convertí mis puños en diamante y intenté darle un puñetazo en la cara, si lo lograba, luego le daría uno mas en el estómago, otro más en el estómago y otro en el pectoral. Si fallaba, intentaría hacer lo mismo, pero si aun así fallaba de nuevo, me alejaría lo mas que pudiese de Killian.
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Dom Sep 08, 2013 7:34 am
Sus manos se posaron sobre el pectoral de Natsu, haciendo que la izquierda girase en sentido de las agujas del reloj; y que la derecha en sentido antihorario. De esta forma, se creó una presión sobre el cuerpo del chico, que lo lanzó violentamente hacia atrás, mientras que su pecho recibía una onda de choque que le haría sin duda un gran daño. Habiendo lanzado a este, miró a ambas mascotas. Sin embargo, una de ellas estaba ya tan cerca de él que le hizo moverse instintivamente unos centímetros hacia atrás. Esto valió para que sus fauces no se cerraran en torno a su pierna izquierda, sino para que solo la rozaran los colmillos superiores. Dejó una marca rojiza de la que empezó a manar sangre, además de rasgar la parte del pantalón que había sido mordida. Ante ello, el pelinegro chasqueó la lengua, para luego patear con la pierna libre el estómago del perro. Seguramente, lo lanzaría fuera de allí. Además, saltó con fuerza hacia atrás, de forma que tuvo en su campo de visión a todas las mascotas y a Natsu. Suspiró y se secó una gota de sudor que le estaba cayendo por la frente, para luego decir:

- Bien, vamos mejorando. Ese último ataque hubiera surtido más efecto si tu mascota hubiera salido antes a escena, pero te aplaudo… Has conseguido rasgarme la ropa y dejarme una marca en la piel – Sonrió, para luego ponerse en posición de contraataque. Esperaría a que el chico se empezase a mover, para luego contrarrestar todo tipo de acción que intentase. Esta vez, le barrería de un golpe, y lo dejaría tan mal que le costaría seguir con el combate. Se preparó, y apuntó con su mano izquierda al joven, enfocándolo, mientras que la mano derecha se rezagaba.

Los perros corrieron hacia el pirata, para luego hacer círculos cada vez más pequeños alrededor de él. Ciertamente, planeaba quitarle su rango de acción y el tiempo de reacción en la pelea. No era una mala idea, pero él ya lo veía venir. Mientras que Natsu se acercaba lentamente, puesto que estaría herido por el ataque anterior, los lobos cerraron más el círculo, hasta que se lanzaron a por Killian. Este estaba preparado para patearlos, sin embargo, pasaron de él como si nada, sin intentar hacerlo daño. ¡Lo comprendió, un señuelo! Y Natsu ya estaba encima de él, preparando su puño en diamante y preparándose para atacar. Conforme veía que el puño se acercaba, dijo:

- Shunpo – Moviéndose lo suficientemente rápido como para escapar del rango de acción de aquel puño, pero quedándose cerca del chico. Así, estiró su puño derecho para golpear con los nudillos el estómago de Natsu. – Jones Ken – Dijo, para luego terminar su embestida a unos cinco metros de la espalda del joven.

En primera instancia, Natsu no sentiría aquel puñetazo, puesto que era un ataque de efecto retardado. Los efectos se volverían visibles cuando diera tres pasos, amoratonando la zona y dejando una marca de nudillos en ella. Lo bueno de todo es que había empleado su técnica de velocidad para esquivar el ataque de Natsu en el momento exacto en el que tendría un nulo tiempo de reacción. Al haber lanzado ese puño, tendría que recogerlo para volver a atacar, y ese era el momento que había escogido el pelinegro para lanzar su último ataque mortal. ¿Sería capaz de escapar a su cruel destino el mudo? Las cartas del Tarot no estaban muy convencidas de ello.

Técnicas:
Power Up: Shunpo
■ Es una habilidad que el usuario ha conseguido desarrollar con el tiempo y entrenamiento. La idea de esta técnica surgió cuando vio que los espadachines son capaces de desenvainar y atacar a tanta velocidad que ni siquiera pudo verlo. Además, muchos espadachines utilizan las técnicas de Battojutsu o Iai (desenvainar, cortar y envainar) por lo que dedujo a partir de eso que debería aumentar su velocidad. Tras un entrenamiento concentrado, ha conseguido dominar levemente esta técnica de la que es usuario único.
Shunpo permite al usuario moverse a velocidades casi instantáneas, aproximadamente la del Soru (70 km/h), permitiéndole hacer ataques rápidos. La base de esta técnica consiste en golpear el suelo tan rápido que parezca que se ha golpeado una vez (aunque en realidad son aproximadamente ocho o nueve, siendo diez en el caso del Soru), por lo que el usuario se desplazará a una velocidad mayor de la prevista.
■ Dura : 1 post de uso y 1 post de descanso
■ Tipo: Soporte

Jones Ken
El usuario se lanza a por el enemigo, golpeándole con el puño derecho recto y tensado, de forma que los nudillos impacten en primer lugar. Sin embargo, el ataque es tan rápido que el enemigo no se da cuenta del golpe, hasta que de tres pasos. Entonces, el poder del impacto hace presencia, amoratonando la zona golpeada y dejando una marca de puño con nudillos en ella.
   ■ Ofensiva
   ■ +5 Fuerza

Nivel 100, AIF
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Dom Sep 08, 2013 8:28 am
Bien, todo iba bien, salvo por que de momento había recibido yo la mayoría de los ataques y solo habíamos logrado hacerle un rasguño a Killian. Necesitábamos ser mas listos que ese chico en todo momento, y el ataque iba bien, pero cuando estuve a punto de darle, este no tardó mucho en usar su técnica de velocidad para luego golpear mi estómago con sus nudillos. No sabía muy bien que haría esa técnica, pero no quería quedarme quieto y esperar a comprobarlo. Por lo que mis mascotas vinieron a mis lados, Night había recibido una patada en su estómago el pobre.

Quise dar tres pasos para ponerme delante de mis mascotas y pensar en como hacer para lograr vencerlo, sin embargo, el golpe que me dio antes Killian me acabo haciendo efecto y sentí un gran dolor en el estómago. Eso hizo que no pudiera moverme como antes y sumado al impacto que había recibido en el pectoral, el que peor lo tenía era yo. Night y Fenrir observaron a Killian mientras estaban ambos a mi lado. Ahora tenía que pensar en como hacerlo, básicamente, si lo que había adivinado era correcto, ahora tendría que reposar antes de volver a usar el shunpo.

Night y Fenrir parecían haberse dado cuenta también, por lo que volveríamos a hacer la misma acción algo cambiada. Night y Fenrir volvieron a correr hacia Killian y volvieron a hacer lo del círculo, era prácticamente igual que el anterior ataque, con una suma diferencia, esta vez irían a por todas. Seguían corriendo, mientras yo sacaba de nuevo mi látigo y esperaba el momento oportuno para atacarle. Aunque estaba algo jodido por los golpes recibidos, el que mejor estaba era Fenrir, pues solo había recibido un ataque.

-Me has dejado muy mal herido al haber hecho esos ataques, creo que es hora de que te devuelva el favor...- Pensé mientras el círculo que estaban haciendo Night y Fenrir se iba cerrando poco a poco, así que justo antes de que lo cerrasen hice un movimiento vertical con el látigo para golpearle la cara, pero el verdadero objetivo era otro. Justo cuando hice mi movimiento con el látigo y parecía que iba a darle a Killian, mis lobos fueron a morder cada una de las piernas de Killian, mas fuerte que antes.
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Dom Sep 08, 2013 12:28 pm
El puñetazo fue totalmente efectivo, impactando en la superficie del estómago de Natsu. Sin embargo, y en los primeros segundos, no ocurrió nada impresionante. El golpe parecía que no había causado ningún daño al chico, pero el pirata tenía una dulce sonrisa en sus labios. A unos cinco metros de él, puesto que era la distancia a la que había terminado su ataque anterior, se quedó mirando los resultados de su embestida. El chico dio tres pasos hacia adelante, y entonces un cúmulo de impacto se hizo presente en la zona tocada anteriormente. Podía notarse que el golpe fue fuerte, y junto a todos los ataques anteriores, no debería de quedar mucho para que el joven se rindiera. Toda la ventaja era suya en aquel momento, y Natsu no tardaría demasiado en darse cuenta. Entonces, el pirata se preparó para la siguiente acometida del joven, que esperaba que no tardase mucho en realizar.

Levantó las dos manos y las dejó por delante de su cuerpo, mientras que adelantaba una de sus dos piernas. Aquella postura le serviría para dar un buen salto, o rodar por el suelo si era necesario. Se tranquilizó y alcanzó la paz interior, cosa que siempre era buena en un combate. No era la primera vez que pensaría que una mente ofuscada era una mente nublada. Y para un luchador como él, que tenía que estar atento a cualquier adversidad que pudiera ocurrirle, no podía dejar de concentrarse tanto en el joven como en sus dos mascotas.

- Bien Natsu, ya me has mostrado varias tácticas y golpes normales. Por el diamante del que recubres tu piel, supongo que eres el usuario de una fruta del Diablo… Pero eres predecible, sé que volverás a utilizar a tus perros para cercarme y atraparme. ¡Emplea alguna técnica especial, estoy seguro de que tienes alguna! – Le instó, puesto que ya era la hora de que el joven pelicastaño mostrase un poco de su repertorio.

Hasta la fecha, solo había realizado ataques normales y corrientes, mientras que el pelinegro ya empezaba a usar sus técnicas de combate más especiales. Sin embargo, reservaba las más fuertes para el final, en caso de que se necesitaran. Así, sus incoloros orbes observaron cómo los lobos de Natsu volvían a cercarle en un círculo que cada vez se haría más pequeño. Se impulsó con fuerza hacia atrás, saliendo de aquel círculo antes de que empezasen a cerrarle demasiado, mientras decía:

- Ya me has mostrado esto antes, no te servirá – Comentó fríamente, cayendo al suelo fuera de la zona de los animales.

Su puño izquierdo ya estaba lanzado hacia atrás, mientras que los músculos de sus brazos se intensificaban todavía más. Los antebrazos ganaban un poco de volumen, mientras que el pirata sacaba los dientes y apretaba con fuerza su mandíbula. Entonces, concentrando un poco de energía, lanzó el brazo izquierdo hacia adelante. Una onda de aire comprimido salió disparada, intentando barrer tanto a las mascotas como al propio discípulo de Killian. Una nueva técnica de largo alcance común para los luchadores experimentados. Seguramente, por la distancia que había, los animales no pudieran esquivarlo. Por otra parte, Natsu estaba herido y cansado, pero más lejos. Su suerte la dictaría él mismo.

Anotación :
Luchador Rango B : Pueden romper metales con suma facilidad. Pueden crear ondas de choque por el vacío del aire y golpear al rival como un golpe normal. Esto únicamente tres veces por combate. Su espíritu les puede hacer recuperarse mentalmente de todo daño anterior, sacando todo cansancio.
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Dom Sep 08, 2013 1:50 pm
Killian dio un salto hacia atrás y creó una onda de choque antes de que mis lobos y mi látigo le pudieran golpear. Dejo inconscientes a Night y a Fenrir, tumbados en el suelo mientras yo nada mas verlo intentaba saltar hacia un lado para esquivarla pero golpeó mi pierna y no tuve tiempo de transformarla en diamante para evitarlo. Dolía mucho y no podía hacer nada, mis mascotas estaban tumbadas en el suelo por lo que no podía confiar en que se levantasen de nuevo. Estaba con una rodilla, básicamente la del pie que había recibido el ataque en el suelo mientras jadeaba bien cansado.

Me sentía impotente, solo había logrado hacerle un rasguño en la pierna y yo en cambio había recibido tres golpes bien fuertes en mi cuerpo. Intenté levantarme aunque eso me era algo difícil con ese golpe, pero aun así, la rabia que sentía al no haber logrado darle ningún rasguño a Killian, me incitaba a seguir peleando aunque fuera solo. Y además, si mis cálculos eran correctos, Killian tenía que poder usar esa técnica de velocidad ahora. Darky se poso encima de mi cabeza, él había estado observando la pelea desde el aire todo el rato.

Me levanté como pude mientras Darky volaba encima de mi cabeza, era la primera vez que Darky pelearía, lo había entrenado pero jamás le había dejado pelear en una pelea. Darky voló alto, unos cuantos metros y luego siguió observando desde arriba. Mientras yo empezaba a intentar correr, soportando el dolor de una de mis piernas, la izquierda para ser mas exactos. Se notaba mi bajada de velocidad ahora, pero esta vez iba a ser mucho mas arriesgado que antes. No iba a rendirme sin al menos haber logrado darle un golpe mas fuerte, si no, me iba a recordarlo todas las noches y no podría dormir de la impotencia.

Mis objetivos eran claros, ir a por Killian y hacer que este usara el shunpo si o si. A menos que quisiera quedarse estéril por el ataque. Seguí corriendo hacia Killian hasta que convertí mi pie izquierdo en diamante cerca de Killian, lo clave al suelo y chute con el pie. Así no solamente le tiraría arena, si no que también pequeñas rocas de pequeño grosor, pero que serían suficiente, digamos que eran como la primera piedra que me tiró Killian. Después de hacerlo di unos saltos hacia atrás para esquivar cualquier posible contraataque de Killian, aunque nada más dar cinco saltos no pude más y acabe como estaba antes de realizar el ataque, de rodillas al suelo y jadeando, . Darky seguía en el aire, preparado por si Killian usaba aquella técnica de velocidad, si la usaba bajaría en picado y picaría su cara con su pico. Por la velocidad y altura que conseguiría, eso sería muy grave para Killian si no lograba esquivarlo.
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Dom Sep 08, 2013 4:55 pm
La onda de choque provocada por el espíritu del pelinegro avanzó con fiereza, y sin ningún tipo de compasión. Arrasó la tierra por la que se desplazaba, levantando pocas motas de polvo. Se llevó por delante a ambas mascotas del domador, que cayeron inconscientes por el brutal impacto. Pero la cosa no paró ahí, sino que siguió su rumbo extraordinariamente hacia donde se encontraba Natsu. Este intentó evadirla, con tan mala suerte de que rozó una de sus piernas. Los moratones se vieron al instante, y seguramente aquello le restaría mucha movilidad. Habían sido tres los golpes que ya habían impactado en el joven, y había que alabar su resistencia como a ningún otro. Killian tenía que aplaudir su resistencia, puesto que era la primera persona que conseguía sobrevivir a más de una de sus técnicas. El pelinegro siempre se portaba como una fiera en el combate, y tal vez se estuviera pasando en aquel entrenamiento intensivo con el chico. Pero si este quería recuperar lo que esa persona le había quitado, lo mejor era posicionarle en una situación complicada. Solo en los momentos de vacilación, la verdadera fuerza interior de una persona salía a la luz. Era en esos instantes cuando uno mejoraba.

Entonces entró en escena un último compañero que no se había dejado ver durante un tiempo: el cuervo del domador. Posándose sobre su cabeza, indicó que él también estaba dispuesto a ayudar para sobrevivir a tal rudeza. Entonces, tras algún que otro segundo, se echó al vuelo y recorrió los cielos con presteza. El pirata mantuvo sus ojos tanto en él, como en el chico, preparándose para la siguiente ofensiva. Su mirada incolora era fría y directa, como unos cepos que se clavaban en los miembros de cualquier animal que pasase por encima de él. Tenía que terminar el combate pronto. Natsu empezó a correr, aunque a un ritmo mucho más ralentizado. Se veía que los ataques de Killian habían hecho efecto, y que el pobre pelicastaño estaba bastante cansado. Pero él no podía hacer nada para remediarlo, puesto que un campo de batalla es confuso, y la mayor parte de la gente no se ayudan los unos a los otros. Siempre se busca el éxito personal, aunque para ello se tenga que dejar que los demás mueran. Pero como entrenamiento, aquello no repercutiría negativamente en el domador. Podrían llevarlo todo lo lejos que quisieran, pero nunca a la muerte.

Killian lanzó sus dos manos hacia atrás y concentró la energía que anteriormente había usado para lanzar la onda de choque. Instantes más tarde, Natsu entraba en su rango de acción y posaba su pie diamantino en el suelo, intentando levantar las rocas. Justo en ese momento, el pirata lanzó ambos puños hacia adelante, creando esta vez dos ondas de choque superpuestas. Esto consiguió aumentar su anchura, por lo que el rango del ataque sería muy difícil de esquivar por los laterales. Y viendo cómo estaba la pierna de Natsu, no podría saltar para eludirlo. Era un ataque final, todavía posado en el mismo sitio que su ataque anterior. Sin más, esperó a ver el resultado de su ataque, poniendo un ojo en el cielo por si el cuervo intentaba algo.

Anotación:
He hecho lo mismo que en el post anterior, solo que he lanzado una onda con cada mano. Por tanto, te van dos ondas superpuestas, ampliando la anchura del ataque. Con esto, ya no puedo lanzar más ondas en todo el combate.
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Natsu Sakagami el Lun Sep 09, 2013 11:30 am
Recibí el impacto de Killian antes de poder hacer mi ataque, cosa que me hizo caer al suelo cansado ya por el combate y apenas podía moverme por los golpes recibidos. Darky iba a atacar a Killian, pero al verme en el suelo se paró a mi lado, yo ya no podía pelear por mas que quisiera. Intenté levantarme mientras jadeaba mas que antes y sin poder hacer nada, al menos ahora había aprendido algo, a usar diferentes formaciones con mis mascotas para lograr sorprender al rival y eso. Además de que aun debía aprender a usar mejor mi akuma, por lo que debería de ser mas fuerte y entonces me acerqué como pude caminando tras levantarme hasta Night y Fenrir.

Me senté en el suelo para poder recuperar el aliento y cogí un trozo de papel y un lápiz para escribir que no podía mas, que seguiríamos entrenando cuando estuviera algo mas recuperado y eso. Hice que Darky se lo diera a Killian para luego caer al suelo y cerrar los ojos. Necesitaba descansar bastante después de tal pelea, al menos, ahora la próxima vez no le haría solo un rasguño como antes.

off:
Mi personaje no puede seguir peleando mas por mas que quiera, por lo que este ya es mi último post
avatar
Mensajes : 270
Fecha de inscripción : 24/04/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Killian Jones el Lun Sep 09, 2013 12:02 pm
La doble onda de poder liberada por el pirata pelinegro impactó brutalmente en el cuerpo del joven revolucionario, lanzándole hacia atrás y haciéndole caer al suelo. Cuatro ataques seguidos habían sido demasiado para él, y el cansancio que llevaba acumulado en el cuerpo se unió a las pocas fuerzas que le quedaban, dando como resultado que el chico tuviera que abandonar la pelea. Sin embargo, Killian esperó durante un instante, no fuera a ser que aquello fuera una estratagema para pillarle desprevenido. Sus ojos pasaban rápidamente del chico al cuervo, que todavía seguía sobrevolando las alturas. Hasta que en un momento puntual, este bajó de los cielos para posarse cerca de donde estaba su domador. Parecía que el fin del combate había llegado, por lo que el pirata suspiró durante un largo rato y luego limpió el sudor que se había estado acumulando en su frente. También tomó su gabardina del suelo, que colgó a su hombro. Ponérsela otra vez sería algo tedioso, pues con el estado de calor en que había entrado su cuerpo, se ahogaría a sí mismo con tanta ropa. Por tanto, decidió quedarse como estaba, mas sujetando su prenda para no perderla. Le había costado mucho, y era una de sus pocas posesiones reales.

El chico escribió algo en su cuaderno de notas, al igual que al principio del combate. EL cuervo mensajero llegó hasta Killian, que extendió su brazo derecho para que se posase en él. Tomó con la mano libre el folio, y leyó que la confrontación podía darse por terminada. Estaba cansado y necesitaba tomar un respiro, ya podrían seguir entrenando en otro momento. En cuanto lo hubo leído, dejó que el pajarraco de mal agüero saliera volando, mientras que sus botas se desplazaban por la arena hasta llegar a la posición de su discípulo. Se quedó en cuclillas y apoyó una de sus manos en la rodilla, mientras que la otra sujetaba la gabardina. Su mirada de ojos incoloros se clavó en su cara, para que luego su voz saliera lenta y agradable, como si de cumplidos se tratasen:

- Has estado bien chico, ni punto de comparación con el principio. Has empezado a moverte mejor, a utilizar el terreno, incluso a comunicarte con tus animales sin necesidad de la voz… Pero todavía te falta un largo camino para derrotar a aquel que te robó “eso” – Apoyando su mano libre en la cabeza del chico, removiendo el pelo y mostrándole una sonrisa de oreja a oreja. – Eres un buen diamante, pero todavía puedes pulirte mucho más – Le hizo aquella broma en relación con su Akuma No Mi, para luego dejar que descansase plácidamente.

El chico cerró los ojos y se sumió en un agradable sueño, a la par que Killian se desplazaba por el campo de combate y tomaba a las dos mascotas de Natsu, llevándola en sus brazos para depositarlas al lado de su verdadero dueño. Ya que estaban tan unidos, lo mejor sería juntarlos y no tenerles separados. La pelea de aquel día había terminado, y esperaba que Natsu hubiera aprendido muchas cosas en el entrenamiento. La experiencia es algo que se adquiere día a día, y cuanto más fuerte es el adversario, más cantidad de experiencia se obtendrá. El pirata irguió su cuerpo y miró al joven, mientras que un mechón de pelo negro caía por su frente hacia delante. Lo apartó con un soplido rápido, y siguió su camino por el mar de arena en el que se encontraba. Era la hora de buscar un nuevo objetivo, mientras que las pequeñas promesas como el domador iban ganando terreno en aquella Nueva Era.

RESULTADO FINAL:
Natsu
+5 niveles
-32.500.000 a su wanted actual -> Wanted Final: 32.500.000 Berries

Killian
+10 niveles
+2 niveles plus (porque Natsu no consiguió golpearle la cara)
+32.500.000 a su wanted actual -> Wanted Final: 97.500.000 Berries
avatar
Mensajes : 114
Fecha de inscripción : 26/07/2013
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Narrador el Lun Sep 09, 2013 3:00 pm
Me ha encantado vuestro combate y he podido leermelo todo y apreciar los buenos puntos de cada uno, siendo mi favorito Killian, quien ha demostrado un gran dominio en el campo con sus técnicas, siendo a mi parecer en todo momento las de llevar a ganar en dicho combate. Por ello, y tras una larga lectura, comento que ambos usuarios habéis dado lo mejor (Sobre todo Natsu, quien ha mejorado algo sus roles) pero el ganador se lo lleva Killian claramente.

Vuestras fichas han sido editada con los premios, por lo que "FELICIDADES" y espero ver mas roles por vuestras parte.
Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 03/05/2013

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 :: Batallas :: Normales

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.