Conectarse

Recuperar mi contraseña

AMELIA
WEBMASTER - MP
Créditos a : Google, DeviantArt y distintas páginas por almacenar las imágenes para el uso en el diseño del foro. Basado en distintas historias y ambientaciones medievales como mágicas, enfocado en el RPG. Las imágenes editadas son propiedad de la Administradora @Amelia, por lo tanto, el plagio o distribución será demandado fuertemente. Agradecemos a los cooperadores del foro, tanto a ayudantes como a ideadores. Licencia de Creative Commons
Tales of the North by TOFN is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Últimos temas
» Guía V: Técnicas, Inventario y Datos de Combate
Mar Ago 15, 2017 6:23 pm por Skyrim God

» Guía IV: Las Clases y Profesiones
Lun Ago 07, 2017 12:02 am por Skyrim God

» Guía III: Cronología
Dom Ago 06, 2017 9:58 pm por Skyrim God

» Guía II: Expediente de Personaje
Dom Ago 06, 2017 7:51 pm por Skyrim God

» Guía I: ¿Qué tengo que saber antes de rolear?
Dom Ago 06, 2017 7:19 pm por Skyrim God

» Sistemática del Foro - Recomendado Leer
Sáb Ago 05, 2017 7:00 pm por Skyrim God

» Normas de Rol - Recomendado leer
Sáb Ago 05, 2017 6:33 pm por Skyrim God

» Normas Generales - Firmar
Sáb Ago 05, 2017 6:26 pm por Skyrim God

» Registro de Físico - Obligatorio
Dom Jul 23, 2017 6:20 pm por Skyrim God

» Guía - Kairoseki
Jue Jul 20, 2017 3:04 pm por Skyrim God


Sangre y Alianza [Pasado] [Nelly - Ryujin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Skyrim God el Dom Sep 08, 2013 3:32 am
✚ Domingo ✚ 13:00 PM ✚ Soleado ✚ Arabasta - Impel Down

Las órdenes para una militar como yo, que toma el trabajo tan apecho como su vida, este trabajo y profesión justiciera que tomé a cargo para hacerme responsable de mis actos como una mujer ya adulta, las responsabilidades se volvían cada vez más sensatas y serias para la vida diaria. En momentos, ciertamente los fuertes tratos que recibía cuando era Caba, no eran lo más bonito o esplendoroso de la tierra, pues eran bastante duros conmigo… y eso me fortaleció para seguir caminando hacia lo mejor, tomando en cuenta mi oscuro y penoso pasado, que todas las noches me atormentaba. Era frustrante.

En fin, otro día acababa de comenzar, ya eran más o menos las una de la tarde, y una carta del gobierno mundial había llegado a mi casa en Arabasta, por no decir que es de mis hermanas y yo, que nuestros padres nunca están aquí. Caminé por en medio de todas las maderas de roble rústicas de la casa, por anchas paredes y pasillos, hasta llegar a la puerta donde una apertura en ella permitía la llegada de cartas para el lector, así, privarse a los vecinos que no eran lo bastante confiables, el contenido de aquellas escrituras dedicadas a x persona de esta casa. Al agacharme levemente, noté como un símbolo del gobierno mundial denotaba mucho en aquel carta, que además, era de un color grisáceo y decía “Muy importante”, en fin, procedí a quitar el sello con la uña mientras me ponía de pie, mirando extrañada y arqueando una ceja. Antes de abrirla completamente, que ya había quitado la mitad del sello de cera, me fui a sentar a una de las sillas del comedor, para más comodidad. En esto, abrí finalmente la carta y procedí a leerla, la cuál contenía la siguiente escritura hecha aparentemente por un miembro importante de Impel Down, la gran prisión de malhechores, la más segura y reforzada, el infierno mismo según había escuchado en el pasado alguna vez.

“Hola, primero nos presentamos. Somos el personal dedicado de Impel Down, la prisión que se encuentra en la primera gran parte del Grand Line. ¿Para qué es este llamado? Muy simple. Esta tarde, aplazaremos una carga de prisioneros que irán a caer a los niveles más bajos de nuestra prisión, y necesitamos gente fortalecida y poderos que se encargue de que nadie se salga con la suya, o que simplemente imponga la ley y el orden en el lugar. ¿Cómo llegarás? , te pasaremos a buscar en uno de los avanzados aviones jet que nos otorgó prestados el ejército, si eres de él, avisa por favor al piloto.

Se despide, Capitán Crusher”


La carta era bastante precisa, una nueva misión para mí solitaria, con Saeko y Nery durmiendo, nada me iba a impedir salir a dar una vuelta para despejarme un poco en ese gran lugar, que era desconocido para mí realmente.

¿Y si se da cuenta de que no estoy? Pensé. La verdad mi hermana suele ser muy aterradora cuando no la invito a lo bueno, a repartir alguna paliza o dar de madres a cualquiera que yo lo haga, pero si la misión me llega a mí, yo debo ser la que la cumple, mi actitud era un poco avara y egoísta, pero es lo que hay, ¿no?. Alisté rápidamente mis cosas, y me senté a esperar afuera, en el centro de llegadas de vehículos que hay en Arabasta, construido recientemente por el ejército para sus misiones en este gran lugar, basto de personas y reconocido por su dinero y operaciones de facciones diferentes.

El rato pasaba, Garurumon estaba durmiendo y ya me empezaba a aburrir, unos veinte minutos esperé en el lugar y nada sucedía de nuevo, empezaba a considerarme el dejar la misión e irme a tomar un té a mi hogar, que era lo que quería en ese momento, la sed me arrebataba cualquier gana de hacer otra cosa. Hasta que, pasaron algunos minutos y empezaba a retirarme, cuando mis ropas empezaron a ser levantadas por un fuerte viento, estaba vestida como siempre, con la falda y el vestido de la academia, aunque mi camisa estaba abierta y dejaba a relucir mi escote. El avión había llegado, el momento de “la verdad” estaba cerca e Impel Down esperaba por mí. Se estacionó rápidamente y sin siquiera apagar el motor, alguien me dio las indicaciones de subirme a él, este era un tío mayor, con bigote blanco y uniforme del ejército, quizás era el co-piloto de la gran nave.

Co-piloto : -¿Cómo te llamas?- , me preguntó al abrir la puerta trasera del avión, que soltó una ráfaga de viento que movía y sacudía fuertemente mi cabello rojo. –Me llamo Nelly Strauffenberg, soy Subteniente del Ejército.- el tipo se mostró sorprendido, al parecer conocía mi nombre, era obvio entre cualquiera de la armada militar.

Co-piloto: Vaya, tenemos suerte parece hoy, bueno. Te explico, la misión es ir a cuidar Impel ya que, los prisioneros tienen un rango arriba de los 100 millones de recompensa, y necesitamos gente apta para dejarlos en su interior sin ningún problema, ¿aceptas? .

El poder no me hacía falta, así que decididamente, acepté con una afirmación de arriba para abajo moviendo mi cabeza. En esta acción, posteriormente, el peliblanco me hizo una seña para subir, cosa que accedí al instante. Habían dos tipos más sentados, se veían Marines y no Militares, al parecer, sería una selección de gente, que me hizo sentir afortunada. El viaje empezó cuando la compuerta se cerró definitivamente, privándonos de cualquier tipo de amenaza latente en el exterior, y ahora solo me eché una siesta dentro, los cojines de los asientos eran muy confortables. Dejé mi espada que había tomado en el transcurso a alistarme, a un lado de mí, para proceder con un ligero descanso en el trayecto puesto que, siempre es aburrido estar en este tipo de viajes sin alguien conocido, y los tipos marines no se veían muy contentos que digamos, de hecho se veían con un poco de miedo, o eso sentía yo, bueno que siento las energías negativas de la gente como si fueran mías, gracias a ser la muerte. El día empezaba bueno, y la siesta también, un viaje más, comenzó.
avatar
Mensajes : 552
Fecha de inscripción : 22/04/2013
Edad : 22
Localización : Neverland

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ryujin el Dom Sep 08, 2013 5:06 am
Ser un agente del gobierno es tedioso y a menudo te mantienen alejado de casa por una gran cantidad de tiempo, no es que tenga un lugar al cual deba llamar hogar de todos modos. Siempre viajo de isla en isla, nunca me establezco por una gran cantidad de tiempo, lo máximo creo que han sido unos dos meses, ya no lo recuerdo en verdad. Lo que sí, después de lo que sucedió con mis padres, nunca más volví a poner un pie en Arabasta, y nunca lo haré a menos de que sea por una razón estrictamente profesional. En resumen esa es el tipo de vida que vivo, viajar constantemente y cumplir misiones al pie de la letra sin importar si a veces violo los derechos humanos.

En fin, la cosa es que me encuentro en una pequeña habitación que arrendé aquí en Isla Sakura para poder cumplir la misión que tomó lugar hace algunos días. La única razón por la que aún no abandono la isla es porque estuve a la espera de recibir ordenes de los altos mandos, si tengo tiempo a relajarme o bien tengo que ir a una nueva misión por allí. Esperé durante varios días hasta que finalmente llego una carta con instrucciones de mi próxima tarea. La leí y fruncí el ceño un poco, al parecer una carga de prisioneros llegaría a Impel Down y fui escogido como una de las personas que ayudarían a mantener el orden para que las cosas no se salieran de control.

Un ruido hizo que me pusiera en guardia, pero al mirar hacia afuera me di cuenta de que se trata del transporte que me llevará al destino de mi nueva misión que al parecer será en conjunto, cosa que no me parece extraño en lo absoluto. La mayoría de las veces me asignan misiones con otras personas debido a la fama que tengo como líder y de como siempre cumplo las misiones al pie de la letra rara vez fallando. Sacudí mi cabeza y salí de la posada, no sin antes agradecerle al dueño de la posada por su gran hospitalidad.

El jet descendió y la compuerta bajó mostrando una persona peliblanca y con bigote, sin duda alguna debe ser el piloto que nos llevará a nuestro destino. El piloto me miró de arriba a abajo con una expresión que no supe descifrar hasta que después de unos minutos habló -Como te llamas?- Ante eso yo simplemente hice media reverencia en señal de saludo y le digo mi nombre -Me llamó Ryujin- El tipo arqueó una ceja claramente sorprendido al escuchar mi nombre y no me extraña, tengo la fama por el gobierno por ser un de los pocos agentes que ha logrado completar todas sus misiones hasta el momento.

El piloto me dejo pasar y finalmente entré al jet, dejando que mis ojos se movieras de lado a lado para poder captar bien mi alrededor. Me di cuenta de que hay dos marines sentados en uno de los asientos al frente mío, sin duda ellos también asistirán en la misión, una de las más importantes que he tenido en el último tiempo. Me di la vuelta un poco y vi ,sentada en uno de los asientos, una de las mujeres mas hermosas que he visto en mi vida. Al parecer se encuentra durmiendo, y a pesar de mi curiosidad no soy el tipo de personas que interrumpen las cosas de los demás porque sí. Noté que el único asiento disponible es el que esta al lado de la dama, por lo que no me quedó otra que sentarme en este. Ya sentado, cerré los ojos y sucumbí al sueño mientras pienso en que me deparará en esta misión.
avatar
Mensajes : 288
Fecha de inscripción : 24/04/2013
Edad : 22
Localización : En mi propio mundo

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.